Innovadores santacruceños ponen a funcionar máquina despulpadora en industria pesquera

Santa Cruz del Sur, 28 ago.- La fe que el hombre tiene en su poder de creación es la garantía para solucionar las afectaciones en las tareas vinculadas a la economía estatal. Un resultado a subrayar de la agudeza humana se puso se manifiesto en el área de la Empresa Pesquera “Algérico Lara Correa”, donde se elaboran los productos de valor agregado (masa de croqueta, albóndigas, preparado para arroz santacruceño, entre otros), muy demandados por la población aquí.

El desgaste por las continuas horas de funcionamiento llegó a debilitar la banda interior de goma de la máquina despulpadora de pescado marca Baader, de manufactura alemana. “Esa parte se mueve entre un tambor perforado de dos milímetros y cuatro rodillos machacadores, tres ubicados en la parte de adentro del equipo y el otro en la parte exterior”, explicó inicialmente Orlando Aguilera Rojas, jefe de ese perímetro laboral y devenido innovador.

107 dólares es el costo de la citada banda en el mercado internacional, se determinó entonces buscar una alternativa más económica y rápida. “Entre Aguilera y yo pensamos eso, lo consultamos con los directivos de la empresa”, refirió José Sotomayor Cardoso, coautor de la solución y operador del ventajoso aparato.

“Nuestra entidad hizo las gestiones en la empresa nacional Poligón, donde se produce ese agregado que necesitábamos, a un costo de 193.04 pesos. Al recibirlo nos percatamos que poseía un diámetro mayor que el original”, evocó.

Surgieron otras ideas aportadas por innovadores de experiencia, sin embargo, no lograron convencer a ambos trabajadores.

“A esto le dimos “mucha cabeza” como decimos los criollos. Hasta determinar la búsqueda de un pedazo de tubo plástico fabricado con el conocido producto PVC, que tuviera los 130 milímetros de diámetro requeridos y ocho milímetros de espesor, lo que haría las funciones de cilindro y sirviera para rellenar la banda adquirida… ¡Se logró!, dimos en el clavo”, aseveró Aguilera.

La Baader por el motivo explicado sólo estuvo detenida un mes a principios del 2014, acumulándose en enfriamiento cerca de 70 toneladas de pescado destinadas a procesar. Tras adecuarse la efectiva inventiva no se han producido más contratiempos.