Hospital Pediátrico de Camagüey se reafirma como baluarte de la ciencia en la Salud Pública (Fotos y Post)

Camagüey, 30 may.- La eficacia y seguridad de la Estreptoquinasa Recombinante (Heberquinasa) en niños con derrame pleural paraneumónico complicado es una realidad en el Hospital Pediátrico Eduardo Agramonte Piña de Camagüey, institución médica que acoge el ensayo clínico controlado y aleatorizado en fase tres de un estudio confirmatorio.

Al frente de esa investigación está la Doctora en Ciencias Médicas Yanet de los Ángeles Loret de Mola Bueno, especialista en cuidados intensivos del mencionado centro asistencial, quien explicó que los pacientes que recibieron de manera experimental dicho fármaco, producido por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, no necesitaron tratamiento quirúrgico, disminuyeron las complicaciones y el tiempo de ingreso hospitalario.

“Se incluyeron niños de 1 a 18 años de edad con el diagnóstico de neumonía complicada y que contaban con el criterio de inclusión y exclusión, para lo cual también se tuvo en cuenta la voluntariedad de los padres y los tutores legales”.

Aclaró, además, que se exceptuaron los menores de un año, y aquellos con enfermedades crónicas descompensadas y otras complicaciones.

Según destacó la investigadora para el estudio monocentro se escogieron 48 infantes en la unidad de terapia intensiva de la referida institución médica camagüeyana en el período comprendido desde septiembre del 2018 a diciembre del 2021, lo que reportó como saldo beneficios en los pacientes.

“Todos recibieron el tratamiento convencional establecido y se distribuyeron en dos grupos: uno experimental y otro de control; se evaluaron los eventos adversos y ninguna de las reacciones presentadas tuvo que ver con el medicamento”.

Enfatizó que en el grupo experimental ningún niño requirió cirugía para ese tipo de afección que suele provocar una elevada mortalidad, principalmente en los países subdesarrollados y donde los pequeños menores de cinco años son más propensos a ello.

Durante todo el proceso se cumplieron las regulaciones establecidas internacionalmente, así como las guías de buenas prácticas clínicas y la autorización de la agencia reguladora de medicamentos en Cuba.

Significó la oportunidad y el orgullo de todo el equipo de trabajo, el cual cuenta con el aporte de cirujanos, enfermeros, paramédicos y de todo el personal de apoyo.

“El derrame pleural paraneumónico como complicación de neumonías adquiridas en los niños constituye un problema de salud mundial y también en Cuba, de ahí que el empleo de fibrinolíticos intrapleurales es una acertada opción terapéutica que comencé a investigar desde aproximadamente el año 2015 como parte de mi trabajo en opción al grado científico de Doctora en Ciencias Médicas”, comentó la experta.

Detalló que desde el año 1949 se estima el primer reporte de tal variedad terapéutica , y a partir de ese antecedente y de otros resultados globales propuso la investigación al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, específicamente al doctor en ciencias Francisco Hernández Bernal, responsable clínico del proyecto en esa institución científica, para avalar la utilización de la Estreptoquinasa Recombinante ante la citada afección.

La doctora Loret de Mola Bueno agradeció de igual manera el apoyo del Ministerio de Salud Pública y la Sociedad Cubana de Pediatría, y adelantó que se alista, junto a otros colegas, para unificar criterios en un taller que prevé realizarse en junio próximo en aras de incrementar la data de pacientes con la proyección de sumar a otros servicios de cuidados intensivos pediátricos del país, por lo que se convertiría en un estudio multicéntrico.

Con 13 camas, la unidad de terapia intensiva polivalente pediátrica doctor Ramón Renom Estrada, de Camagüey, también recibe a pacientes de Ciego de Ávila y Las Tunas, al ser un centro regional para la atención a los casos neuroquirúrgicos y de nefrología que así lo requieran.

Esa área cuenta hace unas semanas con un equipo de gasometría de un valor ascendente a millones de pesos, que permite evaluar al infante mediante muestras de sangre y obtener parámetros y diagnósticos más exactos de la mano de un personal altamente capacitado.

“Esta especialidad exige tecnología avanzada y equipos muy costosos como los ventiladores mecánicos, entre otros, que hoy se adquieren en terceros país a precios muy elevados, por lo que sufrimos muchísimo los efectos de una política hostil como el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos a la Isla”.

La Doctora en Ciencias Médicas Yanet de los Ángeles Loret de Mola Bueno labora en la terapia intensiva pediátrica desde el 2001 y conversar con ella brinda la posibilidad de conocer a una excelente investigadora amante de los niños en un lugar que a diario enfrenta la difícil tarea de salvar vidas, aunque confiesa que es gratificante cuando percibe la evolución de los pequeños porque nada reconforta más que la esperanza y la alegría de verlos sonreír. (Texto: Gladys Dailyn Morera Cordero/Radio Cadena Agramonte)(Fotos: De la autora y Archivo)