Fundador del Partido en territorio santacruceño cumplió 99 años


Santa Cruz del Sur,  18 ene .-El glaucoma le dio estocada mortal a la visión de un fundador del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Santa Cruz del Sur, pero la severidad del tiempo en su cuerpo no le ha podido carcomer la solidez militante.

A Eufrasio Delgado López, vecino de la calle F, entre Oriente y 9 de Noviembre, la casa, hace breves horas, se le colmó de entrañables camaradas, fundadores, igual que él, del referido órgano político y miembros de la Asociación Nacional de Combatientes de la Revolución Cubana (ANCRC).

Las felicitaciones, jocosos comentarios, estrechones de manos, así como anécdotas sobre la vida revolucionaria, militante y laboral de Delgado, tuvo el acompañamiento de Rolando Esquivel García, primer secretario del PCC en el territorio.

El agasajado salió del vientre materno nada distante de las ásperas faenas del campo, las zafras mal pagadas y el pasmoso tiempo muerto; creció hasta la media estatura, no más, entre las miserias de la desalmada expoliación convertidas en dañinas plagas en el municipio Abreu, de la antigua provincia de Santa Clara. Luego de la división político-administrativa a nivel nacional ese término local pasó a formar parte de la provincia Cienfuegos.

La honradez ha sido una de las tantas virtudes que definen a este jovial hombre y a su compañera, quienes sufrieron las asperezas de una época que propició malestar a los desposeídos. Fue el éxito del primero de enero de 1959 la oportunidad definitiva de los humildes de la tierra para ser tenidos en cuenta.

Felipa Fidencia Pino, evoca, unió similares pesares a las de Eufrasio cuando él la enamoró. “Yo ensillaba los caballos de papá y le ponía los narigones a los bueyes. Éramos pobres de pura cepa, pero no en el amor: sentimiento que no ha fallado entre nosotros en 68 años de matrimonio”.

Por cuestiones familiares los jóvenes campesinos fueron a vivir al municipio camagüeyano de Florida. “El trabajo en una cafetería, significó Eufrasio, facilitó mi vínculo al Movimiento 26 de Julio (M-26-7). Participé en varias rifas a fin de entregar dinero a la organización clandestina”.

“Peligros habían en cualquier calle o esquina. Ser sorprendido con algo comprometedor podía costarle la vida a cualquier camarada, sin embargo no nos detuvimos nunca en las misiones encomendadas. Tuve muchos bonos que compraba al Movimiento; incluso pude leer La Historia me Absolverá, guardada esas cosas entre dos tablas clavadas con puntillas… difícil de descubrir”.

El plan de machete lo descargó un esbirro en el cuerpo de Delgado. “Fue durante una huelga donde participamos integrantes del sindicato gastronómico: el objetivo era respaldar el reclamo del diferencial azucarero solicitado por los obreros de ese sector”.
Desde que triunfó la Revolución cubana la ternura y los deberes de esta pareja ensancharon la lealtad en ellos. “Soy también militante del PCC, dispuesta a asumir la tarea que se me encomiende a pesar de mis 80 y tanto”.

El antecedente histórico más inmediato a la formación del Partido Comunista de Cuba se encuentra en el amplio proceso unificador que tuvo lugar al formarse las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), de la cuales formó parte la fémina desde el 1962.

Tres calendarios después su cónyuge asumía tareas en el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC), tras el principio de una rigurosa selección respalda por la consulta proletaria. El 3 de octubre de 1965 quedaba constituido el primer Comité Central del PCC.

Desde el trono, dispuesto a seguir disfrutando la calmada vejez, el anciano le desea mucha salud a Fidel. “Él lleva la estrella del líder invencible que es”.

Este afable sujeto de la campiña sabe saborear la décima, decidió cantar una de ellas para darle la bienvenida a sus 99 eneros. “Soy un hombre que le ha aportado sacrificios a la sociedad, nunca la empañaré. Llegaré a los 100 sin separarme de los ideales fidelistas”.

La esposa declaró el afectivo apoyo que reciben de sus dos hijas, 7 nietos, doce bisnietos y un tataranieto. “Por eso deseamos tanto vivir, también, porque seguimos enamorados uno del otro”.