Estudio señala que el coronavirus es una enfermedad vascular y no respiratoria

Un grupo de expertos del Instituto Salk, en Estados Unidos, aseguró que el coronavirus es una enfermedad vascular y no respiratoria, como se creía hasta la fecha. Según el estudio que publicaron en Circulation Research, las proteínas espiga del virus, que son las que ayudan a infectar a la persona al adherirse a las células sanas, “dañan y atacan el sistema vascular a nivel celular”. Esto, señalaron, explicaría la amplia variedad de “complicaciones inconexas” que provoca el SARS-CoV-2.

Para intentar entender el mecanismo que utiliza el coronavirus, los investigadores crearon primero un pseudovirus rodeado por una corona clásica de proteínas espiga, pero que no contenía ningún virus real.

La exposición, detallaron los expertos, provocó daños en los pulmones y las arterias de un modelo animal, lo que les permitió comprobar que la proteína espiga por sí sola era suficiente para causar la enfermedad. Las muestras de tejido, en tanto, mostraron inflamación en las células endoteliales que recubren las paredes de la arteria pulmonar.

Luego, el equipo replicó ese proceso en el laboratorio, exponiendo células endoteliales sanas, que son las que recubren las arterias, a la proteína espiga.

De ese modo, comprobaron que esta proteína dañaba las células al unirse al receptor ACE2, que es el que le permite al virus meterse en la célula. Según los expertos, esa unión es la que daña y fragmenta directamente las mitocondrias, es decir, los orgánulos que generan energía para las células.

“Mucha gente piensa que es una enfermedad respiratoria, pero en realidad es una enfermedad vascular. Eso podría explicar por qué algunas personas tienen accidentes cerebrovasculares y por qué otras tienen problemas en otras partes del cuerpo. El punto en común entre ellos es que todas estas complicaciones tienen una base vascular”, explicó Uri Manor, coautor principal del estudio.

Si se “eliminan las capacidades de replicación del virus”, señaló el especialista en ese sentido, “este sigue teniendo un efecto dañino importante en las células vasculares, simplemente en virtud de su capacidad de unirse a este receptor ACE2 de la proteína S, ahora famoso gracias al COVID-19”.

“Hace un año ya que sabemos que el mayor riesgo del covid es el cuadro inflamatorio que presentan los pacientes. En general, en los casos leves, la infección se limita solo a las vías aéreas superiores”, sostuvo por su parte Rafael Máñez Mendiluce, jefe de cuidados intensivos del Hospital Universitario de Bellvitge de España.

Por eso, señaló, cabe preguntarse si los problemas vasculares están relacionados con la respuesta inflamatoria del sistema inmunitario del paciente, como ocurre con otras enfermedades. “Los tratamientos con medicamentos antitrombóticos no se han revelado especialmente eficaces, por lo que se recomienda centrarse en la inflamación causada por la respuesta inmune. Seguimos sin tener ningún tratamiento para las trombosis provocadas por la respuesta inflamatoria que genera la infección”, apuntó.

Brasil registra mayor cifra de muertes por coronavirus en más de un mes

Pacientes de COVID-19 en un hospital de Manaos, en el estado brasileño de Amazonas.RAPHAEL ALVES / EFE.

Brasil enfrenta un alarmante repunte en los contagios de coronavirus, que podría corresponder con una tercera ola. En las últimas 24 horas, fueron informados 52.448 casos positivos y casi 2.700 muertes.

Autoridades y especialistas advirtieron que la marcha relativamente lenta de la vacunación, la reapertura prematura de la economía y la circulación de la variante delta auguran una nueva ola de la pandemia. Brasil es el segundo país en cuanto a cantidad de fallecidos por covid.

La cifra de positivos, que eleva el total de contagios a 17,03 millones, representa un gran salto respecto del día anterior, cuando se habían registrado 39.712.

Por otra parte, el total de personas fallecidas llegó a 477.307 tras sumarse otras 2.693, la cifra más grande desde el 5 de mayo, con un promedio móvil de 1.714 por día en la última semana.

Algunos expertos hablan de la llegada de una tercera ola este mes de junio más letal que las dos primeras, puesto que se parte de una meseta mucho más alta de muertes diarias.

Otros aseguran que en Brasil no se puede hablar de olas, porque jamás en los 16 meses de pandemia se sofocó la circulación del virus hasta rebajar al mínimo los muertos y los casos, como sucedió en otros países de la región o en Europa, por ejemplo.

El Instituto de investigación Fiocruz, del Gobierno federal, reportó ayer que por tercera semana consecutiva subió la ocupación de las UTI para pacientes infectados con covid-19. En 11 de las 27 capitales, la tasa de ocupación de ese tipo de salas superó el 90%, dijo el instituto.

En los dramáticos meses de marzo y abril, cuando se llegó a un pico de más de 4.000 muertos en un solo día, casi todos los gobernadores impusieron el cierre de servicios no esenciales y toques de queda nocturnos.

Sin embargo, ni bien empezaron a caer los números, las medidas se relajaron, según los expertos, de manera prematura, mientras el país de 212 millones habitantes se acerca al medio millón de muertos y presenta una de las mayores tasas de mortalidad por cada 100.000 habitantes del mundo (más de 220).

Fiocruz advirtió que la “flexibilización” de las medidas conllevará “una intensificación de la pandemia” en las próximas semanas.

(Con información de Página 12 y agencias)