Entregan viviendas a madres con tres hijos en Santa Cruz del Sur (+ Fotos)

 

Octubre, 2020.- Justin Sosa Mesa es hoy un niño superfeliz. A sus dos años este chiquitín no entiende mucho de dietas, de cuidados o sobreprotección, pues la inocencia de su corta edad no le permite conocer la importancia de que el amor familiar inunde su alma para hacer más confortables sus días, pero sí ha percibido el cambio de barrio y su nuevo hogar, donde juega junto a sus dos hermanos y amiguitos.

Desde bien pequeñito Justin ha tenido una vida limitada; cuando nació se le detectó un soplo cardíaco y al cumplir el año se complicó con una meningoencefalitis bacteriana y ese padecimiento se convirtió en una persistencia del conducto arterioso (PCA), lo cual puede ocasionar insuficiencia cardíaca, trastornos nutricionales y otras infecciones asociadas.

Según nos cuenta su mamá, Marisleybis Mesa Ortiz, debido a la enfermedad en La Habana se le han hecho estudios y está en espera de una intervención quirúrgica para un implante de cateterismo cardíaco en el Hospital William Soler, una institución de referencia nacional e internacional en la asistencia médica pediátrica integral.

Pero en el seno de esta familia las angustias y preocupaciones también llegan por el hijo mayor de 11 años, Roberto Sosa Mesa, que desde los dos padece de arritmia cardíaca y debe evitar agitaciones y esfuerzo físico y recibe diariamente el verapamilo, un medicamento recetado para su afección.

A pesar del desvelo por los padecimientos de los niños, la santacruceña tiene hoy un motivo para estar feliz, pues como parte de la atención a la política demográfica del país y a personas de baja solvencia económica le fue entregada una vivienda de tipología 3 Sandino, construida recientemente por obreros de la Brigada #1 del contingente Ignacio Agramonte del territorio.

“De lo más contenta que estoy con mi casa, los niños la disfrutan cantidad. Quiero agradecerle a esta Revolución, a nuestro Presidente, por no dejar desamparadas a madres de tres pequeños, como yo. Ellos están contentísimos, corren, se levantan, lo miran todo. Yo vivía en la calle C, entre Quinta y Final, en el reparto Jacinto González, aquí, en el mismo pueblo de Santa Cruz. Era una casita pequeña, de madera, con techo de tejas ‘prietas’, se me mojaba mucho, estaba en muy malas condiciones”.

Gracias a los esfuerzos realizados en el municipio, esta joven mamá, sus hijos y su esposo Roberto Sosa Núñez, trabajador de la Empresa Pesquera e Industrial (EPISUR) y padre de los tres niños, disfrutan del confort de la nueva vivienda, la cual consta de sala, tres cuartos, baño, cocina-comedor, portal y este fue uno de los mejores regalos que recibió Marisleybis en el día de sus cumpleaños.

Otra santacruceña, Yadrisleydis Bello Corzo, quien sufrió graves afectaciones en su vivienda tras el paso de un huracán por el municipio, fue beneficiada también con un nuevo inmueble para ella, su esposo y sus hijos de cinco, nueve y 17 años.

Al dialogar con la fémina manifestó gran emoción y regocijo: “No me acabo de acostumbrar que tengo la casa, estoy extraña y cuando llueve ando paseando por todos los cuartos por si cae agua, pero me doy cuenta que no”, refiere jovialmente esta mamá que no ha perdido tiempo desde que se mudó para arreglar su casita, adornarla y ponerla bella.

Como parte del plan estatal de construcción de viviendas en el municipio, que es de 25 este año, ya se edificaron 20 y dentro de esas están la de Mabisleybis y Yadrisleydis, situadas a la entrada de la ciudad cabecera de Santa Cruz del Sur, donde estas familias compartirán bajo un techo seguro sus días de angustias, pero también de mucha felicidad, alegría y amor.