El Salvador también tendrá su Colmenita

San Salvador, 26 nov .- La Secretaría de Cultura de la Presidencia y la cancillería de El Salvador, anunciaron este miércoles la ejecución del proyecto La Colmenita, experiencia de niños cubanos sobre la transmisión de valores humanos a través del juego y el arte.

La iniciativa se pondrá en marcha en varios municipios del país en el contexto del Convenio Interinstitucional con el Ministerio de Cultura de la isla y beneficiará a 430 niños y adolescentes de cinco a 17 años de edad.

En la presentación estuvieron el secretario de Cultura Ramón Rivas y la embajadora de Cuba en El Salvador, Iliana Fonseca.

Para su concreción en esta nación centroamericana, primero se realizará un diagnóstico, se socializará la experiencia en el país, y se realizarán talleres con la participación de los niños del Coro Presidencial, Escuela de Danza Morena Celarey y del caserío El Mozote.

Para la segunda fase se tomarán los resultados del diagnóstico y sobre esa base se realizarán talleres para niños, adolescentes y facilitadores, con el fin de crear colmenitas en las diferentes casas de cultura.

Una vez finalizada esta etapa los ejecutores montarán el ensamble cubano-salvadoreño de la obra teatral La cucarachita Martina pide la convivencia y la paz.

La Colmenita nació en 1990 y tiene como objetivo contribuir a fomentar valores humanos a través de la creación artística, en especial el teatro, además de integrar a niños y adolescentes, comunes y con necesidades educativas especiales al disfrute del arte.

Entre otros propósitos, busca desarrollar el imaginario infantil y colectivo con lo mejor de la literatura universal y folklórica de los pueblos.

Su fundador y director Carlos Alberto Cremata explicó en conferencia de prensa que La Colmenita no se dedica a formar artistas, pues es ese espacio donde van los niños cuando terminan sus deberes escolares a utilizar el tiempo libre en función de la cultura, pero sobre todo en el contagio de valores humanos.

Subrayó que cada día en su quehacer los guía una frase del apóstol cubano José Martí: "Los niños debían juntarse una vez por lo menos a la semana, para ver a quien podían hacer algún bien."

Cremata aseguró que La Colmenita se propone hacer al menos una buena acción en el día, y eso se contagia y se vuelve un hábito, una sed de salir todos los días y hacer buenas acciones.

La idea de La Colmenita no es forjar artistas sino formar ciudadanos en un proceso donde los verdaderos maestros son los niños, añadió.

"Nosotros humildemente venimos a compartir" las experiencias de La Colmenita con los niños salvadoreños, subrayó Cremata.

La Colmenita es Embajadora de Buena Voluntad por el Fondo de Naciones Unidas, y tiene pares dentro de Cuba, México, Nicaragua, Venezuela, Argentina, España y Canadá.

Entre sus grandes obras sobresalen Ajiaco de Sueños y Travesía Mágica, montadas en inglés y español, así como El Mundo al Revés, Blancanieves y los Siete Enanitos, entre otras presentadas en diversos escenarios del mundo como Estados Unidos.