Datos muestran seguridad de vacuna rusa contra la COVID-19 (+ Video)

Moscú, 17 jul.-.— El primer grupo de participantes en las pruebas clínicas de una vacuna rusa contra el coronavirus que desarrollan el Ministerio de Defensa de Rusia y el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya fueron dados de alta del hospital militar Burdenko de Moscú.

Desde el Ministerio de Defensa señalaron que «el principal objetivo» de su participación en los ensayos fue comprobar «la seguridad y tolerancia a los componentes de la vacuna».

«A lo largo de 28 días después de la vacunación, los indicadores de las funciones de importancia vital de voluntarios se han mantenido dentro de los parámetros normales. No se han registrado fenómenos no deseados serios, quejas sobre el estado de salud, complicaciones o reacciones», dice el comunicado citado por RT.

Los datos obtenidos en las investigaciones permiten «hablar con certeza sobre la seguridad y la buena tolerancia a la vacuna», continúa el texto.

En total, 38 personas se involucraron en las pruebas clínicas de esta vacuna, divididas en dos grupos de 18 y 20 integrantes.

Previamente este lunes, se dio a conocer que 20 integrantes de otro grupo recibieron el segundo componente del fármaco. Esos voluntarios se sienten bien y se encuentran bajo «supervisión médica constante», indicó la institución.

Recientemente, Vadim Tarásov, director del Instituto de farmacia y medicina trasnacional de la Universidad Estatal de Medicina de Moscú Séchenov, informo a RIA Novosti que la vacuna no contiene elementos de coronavirus, pues el medicamento ha sido creado «artificialmente».

Explicó que «el medicamento es una vacuna adenoviral recombinante que, de hecho, no es una vacuna viva y fue creada artificialmente», ya que «no contiene partes del coronavirus, aunque su principio de acción es que debe inducir inmunidad, una respuesta inmune similar a la respuesta inmune que se produce en el cuerpo contra el coronavirus».

La vacuna fue administrada a los voluntarios el 18 de junio en el hospital militar Burdenko de Moscú. «Los voluntarios del primer grupo […] se sienten bien y no tienen quejas sobre su estado de salud. En las últimas dos semanas no se han detectado efectos no deseados graves», indicó entonces el Ministerio.

Los integrantes del segundo grupo, a los que se les inyectó solo el primer componente el 23 de junio, también se encuentran bien. El segundo componente se les inyectará cuando hayan pasado 21 días desde el inicio del experimento, precisó el organismo.

Asimismo, la Universidad Estatal de Medicina de Moscú Séchenov también realiza pruebas clínicas de la misma vacuna, dijo RT.