Campesinos cubanos fortalecen labores productivas frente a Covid-19

Pinar del Río, Cuba, 16 may.-Con renovados bríos, a pesar de las difíciles condiciones que impone a Cuba la Covid-19, campesinos y cooperativistas de la occidental provincia de Pinar del Río revitalizan sus compromisos.

Producir alimentos para el pueblo, principal tarea para el sector, ocupa un lugar preponderante en el actuar de esos hombres y mujeres, 38 mil 601 de los cuales están afiliados a la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) en esta provincia, de vital importancia para la producción tabacalera en el país.

En tiempos en los que el mundo se duele por la pandemia que diariamente cobra nuevas vidas, el 17 de mayo, de honda significación histórica para la organización campesina cubana, será celebrado de manera atípica en las 236 cooperativas de créditos y servicios y en las 69 de producción agropecuaria radicadas en este territorio.

Lo haremos confiados en la victoria y comprometidos con el avance agropecuario de nuestra provincia que deposita en nosotros la confianza de garantizar el 98 por ciento del total de la producción tabacalera y el 92 de la de cultivos varios en nuestra provincia, asevera Noel Echevarría, presidente de la ANAP.

Notable es el desempeño de los hombres y mujeres del sector en la confección de más de 40 mil mascarillas para su distribución en las estructuras de base de la organización y también en colectivos laborales, junto al continuo aporte de alimentos a instituciones hospitalarias y centros de aislamiento locales abiertos por la pandemia.

En los finales de la campaña tabacalera, que recabó de grandes esfuerzos por las condiciones que impone el bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos a Cuba, los hombres del campo asumen la campaña de primavera de cultivos varios.

Alrededor de 36 mil hectáreas abarca el plan, signado además por las carencias que impone la crisis económica mundial con la aparición del virus SARS-CoV-2 y por la política hostil de la administración estadounidense contra la mayor de Las Antillas.

A pesar de todo, sabremos sobreponernos, retomaremos nuestras tradicionales técnicas de labranza porque el surco y las siembras de cultivos prosiguen como nuestras principales trincheras, agrega Echevarría.

El espíritu de avanzar predomina en las vegas de Pinar del Río, beneficiadas por las lluvias de mayo, y con hombres prestos a responder a la economía nacional con resultados palpables en el nuevo combate por la vida de los cubanos. (Prensa Latina)