Califican de crueles y maliciosas medidas de Trump contra Cuba

Washington, 9 oct.- El presidente norteamericano, Donald Trump, exprime la economía de Cuba en un intento cruel y malicioso de matar de hambre a sus ciudadanos, denunció un analista estadounidense al criticar sanciones impulsadas contra la isla.

 

Peter Kornbluh, director del Proyecto de Documentación sobre Cuba en el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington, expresó en un artículo publicado en la revista The Nation que el uso cínico de la política hacia Cuba ha sido un elemento básico de casi todas las campañas presidenciales estadunidenses desde 1959.

Sin embargo, advirtió que, para promover sus perspectivas presidenciales, Trump ahora está sacrificando los derechos fundamentales de los ciudadanos estadounidenses: la libertad de elegir sus lugares de alojamiento cuando viajan; asistir a los festivales de música, adquirir libros o cigarros de su elección; y comprar los recuerdos que quieren llevarse a casa, en el altar de la política electoral.

‘Al mismo tiempo, está exprimiendo la economía de Cuba en un intento cruel y malicioso de matar de hambre a sus ciudadanos, mientras la nación isleña, como muchos otros países, lucha desesperadamente por recuperarse de la costosa pandemia de la Covid-19’, apuntó el experto.

Kornbluh recordó que tras el triunfo de la Revolución cubana, en 1959, su líder histórico, Fidel Castro, nacionalizó la famosa industria turística de la nación antillana, que en ese momento estaba dominada por mafiosos estadounidenses como Meyer Lansky, Lucky Luciano y Santo Trafficante.

Desde entonces, el Estado ha mantenido la propiedad total o mayoritaria de los hoteles de Cuba, lo que los ha dejado fuera del alcance de los ciudadanos estadounidenses, señaló en referencia a los más recientes castigos anunciados contra la isla por el republicano.

Tales medidas, puestas en vigor el pasado mes, prohíben a los norteamericanos alojarse en propiedades del gobierno de la isla, importar alcohol o tabaco de origen cubano, o viajar al país caribeño bajo una licencia general para participar en eventos académicos, deportivos, culturales, entre otros.

El experto explicó que los viajeros estadounidenses todavía pueden visitar Cuba de forma legal y quedarse en muchas casas privadas, pero las nuevas prohibiciones de hospedaje en hoteles crean obstáculos considerables para las delegaciones y grupos más grandes que van a Cuba, por ejemplo, para realizar recorridos educativos.

Kornbluh manifestó que tales sanciones penalizarán directamente a sectores enteros de trabajadores de la hostelería y socavarán a todo el sector privado cubano, contrario al argumento del secretario de Estado, Mike Pompeo, de que buscan privar de recursos al gobierno.

Con estos castigos, agregó el analista, Trump está apostando a que su política de dolor hacia Cuba le dará suficientes partidarios de la línea dura para superar en número a los cubanoamericanos contrarios a tales medidas, las cuales traen sufrimiento a sus seres queridos en la isla. (Prensa Latina)