Brigada europea de solidaridad con Cuba exige cese del bloqueo

La Habana, 22 jul.- La brigada europea de solidaridad con Cuba José Martí, demandó el levantamiento del bloqueo económico impuesto por Estados Unidos a la isla, que persiste a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países.

En la declaración final del contingente número 45 del grupo, aprobada en el acto de clausura de la visita, los miembros de la brigada condenaron esa política, "obsoleta y fracasada", y exigieron también el cese de la posición común europea.

De igual forma, abogaron por la desactivación de la base naval de Guantánamo y la devolución a la mayor de las Antillas de ese territorio ilegalmente ocupado.

Los integrantes mostraron su satisfacción por el restablecimiento la víspera de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, materializado en la ceremonia de reapertura de la embajada cubana, 54 años después de la ruptura de relaciones.

En declaraciones a Prensa Latina la activista griega Loukía Konstantinou señaló que los amigos de la isla comprenden que esta etapa que se inicia impone nuevos desafíos, y precisa de un accionar activo y coherente de los movimientos de solidaridad.

Según explicó, en su país y otras naciones europeas todo el camino de negociaciones entre Cuba y Estados Unidos, desde el anuncio del 17 de diciembre de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama, ha sido presentado como una derrota de la primera.

El discurso mediático da cuenta de una renuncia de la Revolución a sus principios, añadió Konstantinou, cuando realmente todos los brigadistas y cualquier visitante pueden constatar que la realidad no ha cambiado.

Por su parte, el ruso Eugeny Altshuler, comentó que el acercamiento entre Washington y La Habana lleva a pensar a muchos que el socialismo en Cuba está por desaparecer, para dar paso a un proceso de "americanización".

Sin embargo, apuntó que durante esta visita comprendió que Cuba no seguirá el mismo camino de otras experiencias socialistas de Europa del Este.

Su pueblo cuenta con una preparación, ideología y valores sólidos, lo que le permitirá hacer frente a los desafíos que el acercamiento impone, declaró.

Para el italiano Francesco Monterisi, quien asistió a la isla por novena ocasión como miembro de la brigada, este fue un año especial para venir al país caribeño.

Además del restablecimiento, el hecho de saber que ya los cinco antiterroristas cubanos se encuentran libres en su Patria constituye un motivo de orgullo para todos los activistas que lucharon contra su injusto encarcelamiento.

La solidaridad internacional con Cuba tiene razones para festejar, consideró Monterisi, pero también retos como el de luchar con más fuerza contra el bloqueo, una política que a su juicio empaña cualquier avance en las relaciones con Estados Unidos.

El contingente número 45 de la brigada José Martí, basificado en el campamento internacional Julio Antonio Mella de la occidental provincia de Artemisa, integró a 160 brigadistas de 17 países europeos.

Durante su estancia en Cuba, los visitantes participaron en jornadas de trabajo voluntario, recorrieron objetivos de interés socioeconómico y sostuvieron encuentros con el pueblo cubano en comunidades y organizaciones políticas y de masas.