Azucareros santacruceños celebran en medio de preparativos para próxima contienda


 

Imágenes en Facebook

Santa Cruz del Sur, 13 oct .- Complace escuchar continuamente vocablos emprendedores, el movimiento de las llaves sobre las tuercas y las antorchas a toda luz en manos de los perseverantes soldadores bajo los techos del taller de reparaciones perteneciente a la Unidad Empresarial de Base (UEB) “Cándido González”, ubicada en el poblado de igual nombre a 12 kilómetros de Santa Cruz del Sur, donde el equipamiento agrícola que intervendrá en la campaña azucarera 2015-2016, va quedando dispuesto.


De las 15 máquinas de corte mecanizado KTP2-M diez han quedado concluidas al recibir arreglos integrales en todas las estructuras, además de pintura. “Sólo resta incorporarles los aceites y ponerles las baterías para ajustar los detalles. A las demás se les pondrán las bombas hidráulicas y cadenas. En cuanto a los motores queremos destacar fueron reparados con calidad en los talleres Vladimir Ilich Lenin, de Camagüey”, dio los detalles al reportero Eulogio Junco Reyes, jefe de reparación.

Insistió en que las cinco KTP aún sin terminar se dejarán listas antes de concluir el actual octubre. “En la totalidad del equipamiento se harán las pruebas de arranque establecidas. Aseguraremos una contienda mucho más productiva que la anterior”, terminó afirmativo.

Una cifra superior a las ocho mil arrobas de caña aportó a la molienda del complejo agroindustrial “Jesús Suárez Gayol”, en la zafra pasada, el joven operador de derribo mecánico Yoel Pérez Cutiño, quien hizo trozos la materia prima en los campos de la cooperativa de producción agropecuaria “Horacio Cobiella” a la que pertenece.

“Apoyo los arreglos de ese enorme aparato. Logramos recuperar el transportador de descargue y dejaremos nuevo el piso primario para empezar a armar. Quedará como una quinceañera, para picar el millón de arrobas de la sacarosa, cifra a la cual aspiro”.

Aunque la sección receptadora de las KTP, según el mecánico Wilson Martínez Rodríguez, es de gran complejidad por tener ese mecanismo mayor contacto con el terreno, no le es obstáculo para dejarla como se exige. “Da su lucha pero la experiencia acumulada de varios compañeros y el esfuerzo en colectivo permite dar las soluciones convenidas”.

Nada queda sin remediarse pues el ingenio de 18 inventores le busca salida favorable a cualquier percance, un ejemplo en la esforzada tarea es Andrés Barro Soto, un hombre que por estos días apenas tiene tiempo para afeitarse. “Es mucho lo que nos corresponde hacer para garantizar la productividad”, dijo frente al torno desde el cual hace 35 años ha enfrentado, también, el bloqueo contra Cuba.

“He perdido la cuenta de las recuperaciones hechas, pero puedo mencionarte los ejes de las combinadas y de los tractores MTZ-80, los tornillos y bujes para las picadoras del tipo 14 mil”.

Con exquisito detenimiento Regilfredo Mora Fuentes, mecánico y el presidente del comité de innovadores y racionalizadotes en ese entorno nos habló de las limitaciones de recursos que existen, nunca de desaliento. “Ante cada restricción está presente el pensamiento optimista de cada uno de nosotros. Por duro que sea el problema queda resuelto. Somos de la estirpe revolucionaria que ratifica: ¡Sí se puede!”

Los 33 soldadores, mecánicos y operadores de las indetenibles KTP2-M y demás equipos agrícolas, enfrascados en los deberes que exigen las reparaciones en el taller de la UEB “Cándido González” en este territorio, le cantan capaces al trabajo útil, ese que embellece y disciplina las voluntades, más que nunca allí engrandecidas ante la cercanía de la zafra enfocada hacia la verde gramínea.

En una fecha como ésta del año 1960, Fidel, en una intervención televisada, informa a la población la Nacionalización de 195 centrales azucareros en todo el país y con este hecho se hicieron realidad las palabras de Máximo Gómez cuando expresó: "La Industria Azucarera Cubana al servicio de Cuba, no Cuba al Servicio de la Industria Azucarera.