Atletas discapacitados santacruceños regresan victoriosos a casa


Santa Cruz del Sur, 25 jul .- La confianza nunca se pierde en los buenos porque son dichosos en los empeños. Sobre los pechos los dos atletas discapacitados de Santa Cruz del Sur, que participaron en los Juegos Escolares Nacionales, trajeron las preseas obtenidas en el certamen de atletismo efectuado en la provincia Las Tunas.

Osdelbis Pérez Sánchez fue aquel niño de diez años que sentado en lo más alto de uno de los vagones repletos de trozos de caña paladeaba el dulzor tan abundante. Al pretender levantarse, un cable de alta tensión superior a los 13 mil voltios lo arrojó del carro.

Durante 50 días estuvo ingresado en el hospital pediátrico Eduardo Agramonte Pina y el centro hospitalario provincial Manuel Ascunce Domenech en la Ciudad de Los Tinajones. El brazo izquierdo le fue amputado; los especialistas, días después, a la parte que quedó del miembro le hicieron los injertos de piel concebidos.

Es un adolescente sano. La fortaleza física y la inteligencia lo siguen afortunadamente en los estudios y el deporte.

Cuentan los familiares que al regresar a la casa todos lloraron. Yorisel Reyna Rodríguez, la madrastra del atleta, dijo, le fue preparado un recibimiento que ni él mismo lo esperaba. “Hasta matamos un puerco… Su papá no se encuentra en la casa porque está sembrando caña, me pidió le dijera a usted que lo disculpara pues en ese deber no puede incumplir”.

Tres lanzamientos de la pelota en los 48, 49 y 54 metros lo hicieron merecedor de la medalla de plata. “Hice un compromiso con el profesor Alfonso Tahuile, también se lo reafirmé a mi papá. ¡Lo cumplí!”, declara Osdelbis.

Esperanza González Beritán es la abuela de la cual el bisoño corredor no se despega. “Tengo 16 nietos y cuatro bisnietos, pero él es el único que ha traído una éxito así a la casa. Osdelbito va a ser grande en el deporte”.

Otro alegrón sienten los seres queridos de la laureada Yamislaidis Tiet de la Cruz. “Es una victoria de la niña que ha repercutido sobre todo en los familiares y su entrenador”, expresa Osdalmis de la Cruz Martínez, la madre.

Sergio Josué, el hermanito más pequeño, algo apenado ante la cámara fotográfica, manifestó: “Esta primera conquista de Yamis no la olvidaremos”.

La Tiet evoca que al darse la orden de salida “salí disparada en los 100 metros; detrás dejé a tres venezolanas y corredoras de Ciego de Avila, Las Tunas y Granma. Las preparaciones recibidas ya se materializan. Queda bastante por hacer para volver a triunfar”.

Alfonso Tahuile Muñoz, Metodólogo municipal de atención a atletas discapacitados tras tomarse la instantánea con de la Cruz, confesó al reportero considerarse complacido con los frutos de ambos deportistas. “Es la primera participación de ellos en ese tipo de certamen y ya se ven los resultados”.

Osdelbis y Yamis disfrutan de unas merecidas vacaciones. Luego como el propio especialista del INDER (Instituto de Deportes, Educación Física y Recreación) afirma, iniciarán en septiembre una nueva etapa preparatoria y un sostenido ciclo competitivo.