Bolivia dispondrá de dos estaciones para control satelital

Bolivia dispondrá de dos estaciones para control satelital La Paz, 13 ene. – El gobierno boliviano creará dos estaciones de control del satélite Túpac Katari, la primera será ubicada en la población de La Guardia, Santa Cruz, y la segunda en la localidad de Tiahuanaco, en el altiplano paceño.

Según informa el diario Cambio, con ese propósito llegaron la víspera a Bolivia alrededor de 40 técnicos de la empresa Great Wall (Gran Muralla) de China.

El equipo de trabajo sostiene conversaciones con representantes de los viceministerios de Defensa, Ciencia y Tecnología, y de Telecomunicaciones para avanzar en el proyecto satelital.

De acuerdo con el viceministro de Telecomunicaciones, Roy Méndez, en esta cita se evalúa la parte técnica "referida, principalmente, a las estaciones terrenas de telecontrol, de telemetría y de control del satélite".

La comisión del país asiático visitará el próximo viernes a la localidad de Tiahuanaco, a unos 70 kilómetros de La Paz, lugar donde podría ser instalada la segunda estación, explicó Méndez.

Subrayó que la información obtenida en esa inspección será analizada por ambas delegaciones, las cuales mantendrán reuniones hasta el próximo viernes, día en que se dará a conocer la evaluación de cada zona.

Las estaciones estarán conectadas por uniones de fibra óptica y enlaces satelitales, y su principal tarea será realizar el monitoreo y control de la moderna tecnología, que según cronograma estaría concluida en 36 meses.

"El satélite tiene determinados movimientos y desde tierra con los comandos respectivos se lo pone en la órbita correcta", indicó Méndez.

Las delegaciones también analizarán aspectos relativos al acuerdo comercial para la construcción del Túpac Katari, cuya firma se prevé para marzo próximo en China.

Ese país construirá el satélite de comunicación del modelo DFH-4 de tercera generación aeroespacial y lo pondrá en órbita a 36 mil kilómetros sobre la superficie de la Tierra, con un costo de 300 millones de dólares y una vida útil aproximada de 15 años.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) respalda el proyecto. Esa tecnología permitirá reducir la brecha digital y posibilitará el acceso a telefonía móvil, Internet, radio y televisión a sectores históricamente marginados de los sistemas modernos de telecomunicaciones.(PL)