Diputados cubanos analizarán trabajo Grupos Parlamentarios de Amistad

Diputados cubanos analizarán trabajo Grupos Parlamentarios de AmistadLa Habana, 18 dic .- Los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular cubana pasarán hoy revista al desarrollo del trabajo realizado durante este año por los Grupos Parlamentarios de Amistad con otros países.

Esos colectivos sesionarán en el capitalino Palacio de las Convenciones como parte de los trabajos previos al Período Ordinario de Sesiones del órgano legislativo y trazarán, además, un plan de acción para el próximo 2010.

Los mencionados grupos constituyen una de las herramientas importantes de la Asamblea para el establecimiento y consolidación de los vínculos con otros parlamentos del mundo y con motivo del intercambio de experiencias mutuamente beneficiosas.

Los legisladores trabajarán divididos en seis plenos de acuerdo a las correspondientes regiones que cuentan con este tipo de acuerdos con otros Congresos.

Por otra parte, la jornada anterior tuvo como centro la sesión de la Comisión de Relaciones Internacionales dedicada a debatir sobre las acciones desarrolladas hasta ahora en la lucha por la liberación de cinco antiterroristas cubanos presos en Estados Unidos.

Una importante intervención realizó en ella el presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, quien apuntó el mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, carece ahora de pretextos para negarse a abrir las puertas de las cárceles a quienes fueron condenados injustamente.

Señaló que, aunque demagógicamente en Estados Unidos se pide para ello al presidente esperar la culminación de un proceso en los tribunales, eso ya no es válido en este caso.

Obama no tiene que esperar nada, pues con la resentencia dictada a Antonio Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino, todo lo referido a los pasos legales ya terminó, explicó.

Mientras tanto, en cuanto a Gerardo Hernández y René González, los otros dos prisioneros, el asunto está cerrado desde el verano del año pasado, añadió.

Alarcón puntualizó que, a partir de este momento, se trata de una batalla política por la falta de pretextos para excusar a Obama de cumplir con su deber de liberar a los cinco cubanos encarcelados injustamente.

Lo más interesante del reciente proceso de resentencia fue que el gobierno estadounidense, a través de la fiscal, repitió en varias ocasiones, públicamente, para las actas, que estaba sintiendo la presión de la solidaridad internacional y por ello consideraba necesario imponerles sentencias más bajas, planteó.

Eso está indicando cuál es el camino a seguir, intensificar la solidaridad, pues se ha demostrado y Estados Unidos lo reconoció que le fue necesario acceder o acomodarse a la presión internacional, afirmó Alarcón.

Si somos capaces de multiplicarla y de llevar al conocimiento de más personas en Estados Unidos la solidaridad que obligó al gobierno a aparentar flexibilidad, llegaríamos a la victoria, concluyó.(PL)