Aceleran extracción de madera de zona forestal de Camagüey

Aceleran extracción de madera de zona forestal de CamagüeyCamagüey, 11 nov.- Decenas de trabajadores forestales de varias provincias cubanas aceleran la extracción de madera del macizo boscoso de la Meseta de San Felipe-Los Joberos, al noroeste de esta ciudad, escenario de tres incendios en el año.

Los siniestros ocurridos en marzo y en abril, que duraron en conjunto 12 días, dañaron más de 160 mil metros cúbicos de árboles de coníferas, eucalipto y otras especies.

Según la última edición del periódico Adelante, el cual circula en la provincia de Camagüey, ya fueron recuperados casi 38 mil metros cúbicos.

Además de los locales, los forestales que intervienen en la faena provienen de Sancti Spíritus, Villa Clara, Granma, Holguín, Las Tunas y Ciego de Ávila, y la madera la envían a estos territorios para la rehabilitación de viviendas o a objetivos económicos.

El daño por los siniestros se acerca a los 39 millones de pesos, principalmente en recursos madereros, sin incluir el castigo al suelo y a la fauna silvestre, de acuerdo con la valoración del Grupo Provincial para las Evaluaciones de Impactos Ambientales, organizado por el Consejo de Defensa en el territorio.

Al mismo tiempo que se recupera la madera, se trabaja en la regeneración de las áreas afectadas y en la siembra de posturas ya concluidas en 100 hectáreas, tanto de especies maderables como de frutales.

El macizo de San Felipe-Los Joberos comenzó a fomentarse en 1962, y en los años 80’ del pasado siglo llegó a ser unas de las más importantes reservas de coníferas de Cuba, pero los incendios, la insuficiente siembra, atención cultural y mantenimiento degradaron considerablemente la zona.

Nelson Figueroa, jefe del Servicio Estatal Forestal en Camagüey, dijo a la AIN que es preciso un programa silvícola intenso, que requiere de apoyo nacional a la reforestación, con preparación de tierra adecuada, fuerza de trabajo y tecnología para lograr bosques de interés productivo.

El Grupo Provincial para las Evaluaciones de Impactos Ambientales  consideró que en ese macizo forestal hay condiciones para la reaparición de incendios en la estación seca. (AIN).