Canciller hondureña reitera aspiraciones de gobierno constitucional

Canciller hondureña reitera aspiraciones de gobierno constitucional Managua, 12 sep.- La canciller del gobierno constitucional de Honduras, Patricia Rodas, reiteró este viernes aquí la aspiración del presidente José Manuel Zelaya de retornar a su país a cumplir la voluntad de su pueblo.

En declaraciones exclusivas a Prensa Latina, Rodas abordó aspectos relacionados con el acuerdo de San José, plan propuesto por el departamento de Estado norteamericano y usado por el mandatario de Costa Rica, Oscar Arias, en la mediación para el retorno de Zelaya al poder.

La titular del Exterior se mostró convencida de que esa iniciativa fue un paso atrás hacia la condicionalidad, pero, al ser rechazado por los golpistas, permitió al pueblo tomar los espacios y vacios que dejó esa iniciativa.

De manera que la existencia de un acuerdo que los golpistas rechazaron sirvió al pueblo hondureño para organizar su propia fuerza y darse cuenta de lo que había pasado, añadió.

La jefe de la diplomacia hondureña dijo que de una simple propuesta, el plan, en una tercera etapa, pasó a ser un acuerdo no necesariamente sólo de condicionalidades, sino también de insinuación de que fuese firmado unilateralmente por el presidente Zelaya, es decir, la capitulación.

Tal situación no existe ni va a existir jamás. El presidente Zelaya, subrayó, no va asumir sólo un acuerdo porque eso sería capitular.

Rodas señaló que cada vez que los golpistas en su país se niegan a asumir algo para devolver los derechos al pueblo, es un momento más de intransigencia y por tanto de profundización de la situación revolucionaria.

El golpe de Estado en Honduras debe ser revertido porque si no se revierte y queda en la impunidad, entonces se habrá instaurado en nuestro continente nuevamente una guerra fría sin cuartel, apuntó.

Esto, advirtió, va a despedazar las democracias liberales existentes y las esperanzas de democracias alternativas que han comenzado a surgir en el continente.

Revertir el golpe es decirle claramente a la derecha que ni los propios aliados históricos que han tenido en el capitalismo, en la propia entraña del imperio, le van a respaldar, aseveró.

Indicó que si esto fue un experimento de algunos sectores reaccionarios de Estados Unidos ya saben que esa no es la forma de actuar.

La asonada en Honduras, agregó, en vez de ser una victoria para las derechas se convierte en una enorme demostración de su debilidad porque acudieron a la violencia, que es, precisó, el último recurso de los cobardes.

Nosotros creemos que el acuerdo de San José, al igual que otras iniciativas que pudieran surgir aun, son instrumentos pero la fuerza de la reversión del golpe y la fuerza de la reorganización política y la fuerza de continuar luchando por mayores conquistas sociales está en la sangre de los propios hondureños, puntualizó.

"Aspiro a que las declaraciones del gobierno de Estados Unidos no vayan a quedarse en la tinta y en el papel, como pasó históricamente", dijo.

Esperamos, reiteró, que las medidas de Washington sean contundentes, corten la ayuda militar, las maniobras militares, le quiten la visa a los mayores responsables del golpe de Estado y les impidan llegar a las cuentas bancarias donde tienen acumulado jugosas ganancias y robos al pueblo hondureño.

Asimismo, que declaren finalmente ante el mundo que están dispuestos a no reconocer ni el próximo proceso electoral ni al próximo gobierno que surja como lo ha hecho el resto de la comunidad internacional.

El golpe de Estado ha quedado prácticamente impune hasta hoy porque existen fuerzas dentro del aparataje de poder en Washington que le están dando oxígeno a los usurpadores, denunció.

Envió un mensaje de aliento a su pueblo y aseguró que este proceso no lo podrán detener y tenemos seguir.

Para el corto plazo hay tareas, para el mediano plazo hay desafíos y para el largo plazo hay esperanza, sentenció la canciller.(PL)