Agricultores de Ciego de Ávila dicen y hacen (resumen anual)

Ciego de Ávila, 1 dic. -Los fértiles suelos, abundante agua subterránea y personal calificado avalan el crecimiento del sector agropecuario de Ciego de Ávila, a pesar de la escasez de recursos y problemas climáticos, que entorpecen en parte su desarrollo.

Mas los agricultores estatales y campesinos no se amilanan, y prueba de ello es haber producido de enero a octubre lo logrado en todo el 2013: 339 mil 200 toneladas, el mayor volumen en los últimos cinco años.
   
Crecieron el 14 por ciento respecto a igual período anterior, sobre todo en viandas, frutas, hortalizas, granos y cítricos, aunque el tabaco, col, cebolla, ajo y la miel de abeja se mantenían por debajo de lo planificado.
   
Entre las empresas se distingue la Agroindustrial de Ceballos, que comercializa 62 productos y lidera la exportación de carbón de madera, la de piña fresca y la de
hortalizas al turismo.
    
La entidad explota 30 minifábricas de conservas y un combinado industrial radicado en Ceballos, el más grande
del Ministerio de la Agricultura, que este año procesó 40
mil toneladas de tomate.
   
El progreso bananero, con más de mil 800 hectárea, está en pleno auge en la empresa de cultivos varios La Cuba,  presente en casi todas las provincias, aunque este año se echaron a perder allí 690 toneladas de plátano por los bajos niveles de contratación.
 
Mientras, los pecuarios avileños superaron la entrega de más de 10 millones de litros de leche de vaca a la industria, cifra que pudo ser superior si el municipio de Baraguá hubiera cumplido su compromiso.
   
Los avicultores, por su parte, se acercan a su meta anual, ascendente a más de 100 millones de huevos antes del cierre de diciembre.
   
A pesar de escasos recursos, los campesinos aportan el 80 por ciento de la leche de vaca, el 85 del tomate, los frijoles, la carne de cerdo y la de res, el 70 de los cultivos varios y el 100 por ciento del tabaco y el arroz.
   
Se destaca, además, la rama azucarera, que lleva cuatro zafras consecutivas sobrepasando su meta, y en la más reciente llegó a 192 mil toneladas, ocho mil  por encima de la anterior.
   
Sus trabajadores se proponen crecer, como mínimo, el cinco por ciento en la campaña 2014-2015 al disponer de la caña necesaria, además de acrecentar la producción de derivados para la alimentación animal.
   
Sin embargo, será necesario eliminar indisciplinas como las de la cosecha anterior, cuando bases productivas no suspendieron el riego de agua a la caña prevista para moler, lo que provocó mayor peso de la gramínea y menos contenido de sacarosa.
   
El ingenio más perjudicado fue el  Ciro Redondo, que pagó una materia prima aparentemente de buen valor industrial, cuando en realidad no tenía la calidad necesaria.
   
Aunque hace seis años se  están confiriendo fincas improductivas, en Ciego de Ávila existen 100 mil 952 hectáreas infestadas de las cuales 83 mil se encuentran copadas de marabú, acota Girado Pérez Pérez, jefe de Control de la Tierra en la provincia.
    
Ello significa que no todo está dicho y los agricultores de Ciego de Ávila tienen mucho que hacer aún para aprovechar al máximo las potencialidades de sus fértiles suelos.(AIN)