Centro biotecnológico de Camagüey celebra aniversario 25 con importantes aportes a la economía

Centro biotecnológico de Camagüey celebra aniversario 25 con importantes aportes a la economíaCamagüey, 25 jul.- El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), de la provincia de Camagüey, arriba a su aniversario 25 este viernes 25 de julio, con su producto estrella entre los primeros rubros exportables del territorio, y un personal de excelencia reconocido por su entrega y compromiso con el trabajo.

Con la producción y comercialización de la vacuna GAVAC contra la garrapata del ganado bovino, y del bionematicida HEBERNEM contra plagas de los cultivos, la instalación responde a las condiciones de un ciclo tecnológico cerrado, requisito que eleva la eficiencia de las entidades del polo científico.

Inaugurado el 25 de julio de 1989 con la presencia del líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro, su misión esencial es la obtención de bioproductos para el desarrollo agropecuario en Cuba, lo cual no impidió que por caprichos de la ciencia, una investigación de ese tipo derivara hacia otra prometedora pesquisa de un candidato vacunal contra el cáncer de próstata: el HEBERPROVAC.

Aunque existen varios proyectos en investigación y desarrollo, actualmente esos tres se han convertido en los de mayor reconocimiento, y cuando se habla del CIGB camagüeyano en sus días de festejos, no dejan de mencionarse.

“GAVAC constituye el máximo aval del centro, el primero que cerró el ciclo tecnológico, pues se investigó y desarrolló allí; y además se produce y comercializa desde la entidad, con planes que ya superan los seis millones de dosis anuales”, refirió Jesús Zamora, director de la institución.

Añadió que la gran mayoría de lo producido se exporta fundamentalmente a naciones latinoamericanas, lo cual los sitúa entre los primeros organismos de la provincia en esa actividad vital para el desarrollo económico de Cuba, aunque les deja la insatisfacción de que no se emplee más por los ganaderos del país.

Una mayor comercialización de GAVAC en la Isla siempre ha sido una aspiración de los investigadores camagüeyanos, por las indudables ventajas de ese fármaco por encima de los baños garrapaticidas, que se efectúan con químicos importados, agresivos al medio ambiente y menos eficaces que las citadas vacunas.

Hacia un mayor éxito de ese producto se enfoca una de las líneas actuales de investigación de la institución, que busca identificar nuevas cepas con capacidad de acción garrapaticida para obtener complementarios o sustitutos del GAVAC, y asegurar más bioproductos con propiedad intelectual.

Igualmente se procede con el HEBERNEM, plaguicida biológico de gran efectividad, sobre todo en las casas de cultivo tapado, y para el cual existen planes de una futura transferencia tecnológica.

Por su parte, el anticuerpo monoclonal HEBERPROVAC concluyó la fase II del ensayo clínico en pacientes con cáncer de próstata avanzado, con alentadores resultados para el posible registro de una vacuna terapéutica con posibilidades de competir con otras alternativas de tratamiento.

Lejos de vanagloriarse en satisfacciones, el equipo del CIGB en Camagüey no para de ponerse retos para los años que comienzan a partir de este aniversario, como afirma Zamora Sánchez; y entre ellos está la diversificación de sus mercados y mejores estrategias de comercialización.

Pero, sobre todo, reconoce y felicita a su colectivo, al cual considera el recurso más valioso que posee el centro, ese capital humano que refrenda aquel reclamo de Fidel y demuestra que en Cuba ese futuro de hombres de ciencias, ya es hoy. (Lianet Leandro López/ AIN) (Foto: Archivo)