Aplazan lanzamiento de satélite destinado a medir dióxido de carbono

Washington, 1 jul. -El lanzamiento del primer satélite espacial dedicado a medir los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre, previsto para hoy tuvo que ser aplazado, informó la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA).

La agencia espacial de Estados Unidos, indicó que la cuenta atrás se detuvo tan solo 46 segundos del despegue, debido a fallas en el flujo de agua en la plataforma de lanzamiento. Por ahora se evalúa la próxima oportunidad.

El satélite -bautizado como Orbiting Carbon Observatory-2 (OCO-2)- tiene como objeto proporcionar una imagen más completa y global de las fuentes tanto naturales como humanas de dióxido de carbono (CO2), principal gas de efecto invernadero.

El director de la División de Ciencias de la Tierra de la NASA en esta capital, Michael Freilich, subrayó que el CO2 juega en la atmósfera un papel fundamental en el equilibrio energético del planeta y es un factor clave en la comprensión de cómo está cambiando el clima.

Con la misión OCO-2, la NASA contribuye a una nueva e importante fuente de observaciones globales para el reto científico de comprender mejor nuestro planeta y su futuro, añadió Freilich.

El especialista anunció también que el sistema operará a 705 kilómetros de altitud en una órbita casi polar, y puntualizó que se convertirá en el satélite principal de una constelación de otros cinco de vigilancia de la Tierra que orbitarán cada 99 minutos.

Desde 2009, los científicos preparan terreno para OCO-2 mediante el aprovechamiento de las observaciones del satélite GOSAT japonés.

OCO-2 sustituye a una nave espacial de la NASA casi idéntica perdida a causa de un fallo del cohete en febrero de 2009.

Con aproximadamente 400 partes por millón, el dióxido de carbono en la atmósfera se encuentra ahora en su nivel más alto en al menos los recientes 800 mil años, según datos científicos.

La quema de combustibles fósiles y otras actividades humanas están actualmente añadiendo cerca de 40 mil millones de toneladas de CO2 a la atmósfera cada año, produciendo una acumulación sin precedentes en este gas de efecto invernadero.(PL)