Cuba está alerta para evitar epidemia de influenza porcina

Las autoridades de Salud recaban de la población mantenerse informada del curso de la epidemia y cumplir, con rigor y disciplina, las orientaciones que se brinden… No se ha producido un solo caso de la enfermedad… Los cubanos pueden celebrar con tranquilidad el Primero de Mayo

Al término de la mesa redonda especial que trató ayer sobre la influenza (gripe) porcina y las medidas que adopta Cuba frente a la epidemia, el moderador Randy Alonso preguntó al panel: A partir de las decisiones tomadas en algunos países de evitar concentraciones colectivas, cerrar escuelas, ¿hay alguna decisión en nuestro país, alguna prevención sobre el tema?

No, indicó el doctor Luis Estruch, viceministro del área de Higiene, Epidemiología y Microbiología del Ministerio de Salud Pública. Al no haberse producido hasta el momento un solo caso de la enfermedad, como salubrista te diría que podemos desfilar todos este Primero de Mayo, porque, por suerte, tenemos el país tranquilo, con estabilidad, y no hay nada que impida que los cubanos tengamos nuestros actos por esta gran efeméride de los trabajadores, ¡y unir a todas las fuerzas junto a la Revolución!

Una última pregunta, acotó Randy: ante esta situación epidémica, ¿cuál es su principal consejo a los ciudadanos que están escuchando la Mesa?

Disciplina, subrayó el viceministro, oír bien las orientaciones y seguirlas al pie de la letra, porque a veces nosotros decimos "¿oíste?", pero no decimos "¿qué me toca hacer a mí, al administrador, al trabajador, al ciudadano, al personal de salud?". Y enfatizó: cumplir las indicaciones, las normas sanitarias que hay, que tienen que ver con nuestros puertos y aeropuertos, con que los servicios de terapia funcionen, con la recogida de basura. Todo hay que estabilizarlo para que el país tenga unión, capacidad de respuesta y mucha disciplina.

El doctor Estruch, al mencionar que la Organización Mundial de la Salud había aumentado este miércoles el nivel de alerta que mide el riesgo de que se produzca una pandemia de gripe porcina, a cinco de una escala de seis, valoró que estamos ante un problema muy serio a escala mundial, de consecuencias aún imprevisibles.

Es un nuevo virus que ha sufrido un "aceleramiento" en su transformación genética, y la humanidad se encuentra ante un nuevo problema: un nuevo virus, una nueva enfermedad que puede llegar a pandemia. No hay duda que es de preocupar.

No creo que haya ningún país, valoró, ninguna autoridad sanitaria, ningún ciudadano que no tenga preocupación, porque se trata de problemas que no resultan fácil evitarlos.

Al referirse a las medidas que viene adoptando nuestro país, dijo que en Cuba tenemos una gran fortaleza como nación por su sistema social y la indeclinable voluntad política de que la salud es tarea de primer orden. La vida de un ser humano es más importante que cualquier riqueza. Y eso ha permitido que el país haya tenido una fortaleza en el desarrollo de su sistema sanitario, en la organización de su pueblo y una estabilidad en la salud pública.

Puso como ejemplo que en Cuba hay 11 enfermedades transmisibles eliminadas y cinco más en fase de control. Un país con un sistema de salud desarrollado, gratuito, accesible a todos los ciudadanos y con un gran capital humano desarrollado durante años.

El escenario mundial es preocupante, continuó, porque en estos momentos son nueve países los que ya han confirmado casos de la enfermedad, y el brote epidémico en México se eleva a 165 fallecidos y 2 500 enfermos, lo que calificó de brote de grandes proporciones y alta letalidad. Incluso ha obligado a Estados Unidos a declarar una emergencia sanitaria.

Por ello, informó, nuestro Gobierno ha venido tomando medidas de máxima prioridad en forma acelerada. Nuestro pueblo debe estar informado de la gravedad del problema, pero tener también tranquilidad, porque cuenta con su Partido, sus instituciones sanitarias y la Defensa Civil accionando de forma organizada. Es un contexto de mucho peligro, de mucha tensión mundial, pero donde nuestro país tiene fortalezas para prevenir y enfrentar cualquier contingencia.

En el panel participaron también los doctores Alina Llop, vicedirectora del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK); Manuel Santín, director nacional de Epidemiología del MINSAP; José Ernesto Betancourt, jefe del Departamento de Prevención de Riesgos del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil; y Ernesto Vicente Peña, especialista de segundo grado en Medicina Interna del Hospital Universitario Calixto García.

La doctora Llop hizo un balance de los nuevos "agentes patógenos" que son cada vez más abundantes y frecuentes. De acuerdo con análisis hechos por expertos se sabe que el 60% de las enfermedades de origen infeccioso conocidas son comunes a humanos y a animales. A partir de 1980 y hasta el momento actual hay una incidencia de 35 apariciones de enfermedades desconocidas, matemáticamente una cada ocho meses.

Explicó en detalles la estructura de los virus, en particular los de la influenza, que cambian de manera constante y pueden "reagruparse", es decir, cambiar sus genes y surgir entonces nuevos virus de esa mezcla.

Según teorías prevalecientes, no esclarecidas aún, este virus de la gripe porcina es diferente al virus de influenza estacional H1N1 en seres humanos, que ha estado en circulación por el mundo entero en los últimos años, y contiene ADN (material genético) propio de los virus humanos, porcinos y aviares.

La doctora Llop señaló que nuestro país dispone del personal humano capacitado y la tecnología más avanzada para el diagnóstico seguro de este nuevo virus.

¿Cómo se está transmitiendo esta enfermedad? El doctor Santín dijo que la propagación del virus, similar a los de la gripe estacional, es por vía respiratoria, de persona a persona, a través de un estornudo, al hablar, besarse, por el contacto directo de microgotas infectadas por el virus y también por objetos recién contaminados con esas secreciones.

Al enumerar los síntomas, el médico internista Ernesto Vicente Peña citó entre los fundamentales, similares a los de la gripe clásica, fiebre alta de aparición brusca, tos seca o productiva, dolores de cabeza y musculares, decaimiento, secreción nasal, molestias en la garganta, y pueden presentarse náuseas e incluso diarreas.

Santín acotó que en el orden epidemiológico se diferencia "muy bien" la influenza porcina. No se trata solo de un episodio corriente de gripe, porque tiene que estar presente un factor asociado: el del paciente con gripe y una persona procedente de países donde está circulando el virus. Es importante, subrayó, llevar tranquilidad a nuestra población, porque en lo que va de año se han realizado más de un millón de atenciones por gripe en nuestro sistema de salud.

En cuanto a los hábitos de conducta para evitar enfermedades respiratorias, Santín sustentó que lo más importante es incrementar nuestra higiene personal y colectiva, para lo que se requiere sistematicidad, rigor y disciplina.

El jefe del Departamento de Prevención de Riesgos del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil indicó por su parte que, como se anunció, ha sido activado el sistema de dirección del Estado Mayor de la Defensa Civil para cumplir las medidas dictadas en coordinación con el Ministerio de Salud Pública, para la prevención y protección de la enfermedad en el territorio nacional.

Diariamente se evalúa la situación con el máximo nivel de representatividad de los organismos involucrados y aseguró que Cuba se encuentra en "un momento superior" para enfrentar una situación de este tipo por la capacitación y el nivel de organización logrados.

El doctor José Ramón Balaguer, ministro de Salud Pública y miembro del Buró Político del Partido, estuvo presente en la Mesa.