Siete días de paro nacional en Colombia, sigue la tensión

Siete días de paro nacional en Colombia, sigue la tensión Bogotá, 25 ago .- Colombia amanece hoy por séptimo día en un paro nacional que mantiene en tensión e incertidumbre a todo el país mientras el Gobierno intenta acercamientos con los voceros de las protestas para poder frenar la grave situación.

Más de 220 arrestados, 25 vías con bloqueos intermitentes, otras totalmente cerradas, dos fallecidos, decenas de heridos y constantes denuncias de los manifestantes por las excesivas agresiones de la fuerza pública han marcado estas jornadas que sacuden a toda la nación.

De un lado el Gobierno pide parar los bloqueos para dialogar, del otro miles de agricultores, camioneros, mineros, estudiantes, obreros y pueblo en general reafirman que no se moverán hasta tener soluciones contundentes a sus problemas.

Las políticas económicas implementadas por la administración del presidente Juan Manuel Santos, los 11 Tratados de Libre Comercio que están acabando con el campo colombiano, el alto precio del combustible, entre otras tantas razones, llevaron a varios sectores a unirse en una sola voz.

El central departamento de Boyacá, el más afectado, aún permanece aislado con más de 18 vías cerradas, mientras las autoridades continúan enviando más miembros de la fuerza pública para sus 123 municipios.

En Tunja, su capital, ayer se reunieron durante más de 10 horas un equipo gubernamental, el Defensor del Pueblo, representantes de la Iglesia, el secretario de la Presidencia, Aurelio Iragorri, y los voceros de los gremios en una mesa de acercamiento para tratar de parar los bloqueos.

Esperado por los voceros, el ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, nunca llegó a la reunión, reportó la cadena Telesur.

El Gobierno también envió al viceministro de Agricultura Andrés Felipe García a Villavicencio, capital del Meta, para conversar con los agricultores de esa región, uno de las principales abastecedoras de alimentos del país.

En Bogotá, al filo del mediodía, se sintió en la zona norte una gran marcha de campesinos, mientras que otros cuatro mil avanzan por la vía que comunica a la capital con Villavicencio en una movilización pacífica. En Nariño permanecen los bloqueos al igual que en el Putumayo.

El paro, que se extiende por todas las regiones y que suma a cada hora más sectores cansados de las políticas aplicadas por el Gobierno, ya comenzó a sentirse también en los altos precios de los alimentos, el desabastecimiento, y pérdidas calculadas en más de 25 millones de dólares.

Miles de colombianos siguen pronunciándose en la red social Twitter bajo las etiquetas #FuerzaCampesinos #Yoparopor y #LoQueEsConLosCampesinosEsConmigo, denunciando los atropellos del Escuadrón Movil Antidisturbios (Esmad).

En internet circulan varios videos que denuncian los excesos de la fuerza pública y los duros momentos de agresión física que han tenido que soportar los manifestantes. El Gobierno, dicen, en vez de buscar alternativas de diálogo lo único que hace es reprimirnos más.

El representante a la Cámara Iván Cepeda subrayó en uno de sus mensajes que el Esmad "no puede actuar como ejército de ocupación contra los campesinos. Las violaciones de derechos humanos las enviaremos a la Fiscalía, dijo.(PL)