Académico rechaza en EE.UU inclusión de Cuba entre países terroristas.

La Habana, 4 jun. -El académico cubanoamericano Arturo López Levy, instructor adjunto de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad de Denver, consideró hoy paradójico que Estados Unidos mantenga a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Levy, autor de numerosos artículos y libros sobre la actualidad cubana o las relaciones de esta nación con Estados Unidos, se refirió al mencionado tema en entrevista concedida vía electrónica a Prensa Latina en esta capital.

El analista político añadió que es vergonzoso que apenas unos días después del ataque terrorista en Boston, cuando se evidenció la necesidad de un ambiente de cooperación internacional, la Casa Blanca acceda a esa manipulación politiquera de los defensores del bloqueo.

Hasta torcidos argumentos sobre la supuesta presencia de ETA y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en La Habana se deshacen cuando Washington reconoce que Cuba limita los viajes de los separatistas vascos y es pieza clave en el proceso de paz en aquel país suramericano, subraya.

La referencia de la Cancillería norteamericana a la presencia de fugitivos estadounidenses en la isla y el compromiso de La Habana en el tema de cooperación financiera contra el terrorismo, deben constituirse en un llamado a usar la diplomacia y dialogar con Cuba, agrega el destacado politólogo.

El también Candidato a Doctor en Estudios Internacionales recordó que no fue Cuba sino Washington el que suspendió el tratado de extradición de 1904 entre los dos países.

Según López Levy, el pedido de transparencia financiera al gobierno cubano y a otras naciones sería razonable si la administración de Barack Obama no practicara una táctica de persecución de transacciones bancarias contra Cuba, como parte del bloqueo económico, financiero y comercial que mantiene hace más de cinco décadas.

El controversial informe anual del Departamento de Estado señaló a Cuba, Irán, Sudán y Siria porque supuestamente refugian a individuos vinculados con entidades terroristas y también incluyó a 51 organizaciones extranjeras.

Desde diciembre de 1979 dicha instancia federal publica cada año esa lista negra y los países incluidos son objeto de sanciones económicas como el monitoreo de exportaciones, restricciones en la ayuda financiera y el bloqueo de créditos en instituciones bancarias.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba calificó de bochornosa la acusación, porque falta de manera deliberada a la verdad e ignora el amplio consenso y el reclamo explícito de numerosos sectores de la sociedad estadounidense y de la comunidad internacional por la exclusión de la Isla de esa clasificación. (PL)