Estados Unidos: derechos al revés

Estados Unidos: derechos al revésEl primer derecho internacional que viola históricamente los Estados Unidos es imponer su hegemonía en las naciones soberanas e independientes que no obedecen sus designios.

A partir de los ¿atentados? a las Torres Gemelas, bajo pretexto del enfrentamiento al terrorismo y la defensa a los derechos humanos, no hay ONU que valga ni impida que marines y OTAN, con una avalancha mediática monopolizada y difamatoria de la verdad, prepare el “teatro de operaciones” para que los drones vuelen de paseo y lancen bombas Made in USA encima de todo lo que se mueva.

Cuba, entre los países considerados “rebeldes” por las administraciones estadounidenses antes o desde el triunfo de la Revolución en 1959, tiene un marcado círculo oscuro en la nueva lista contra ¿terroristas?, pero como ni posee petróleo ni armas nucleares (Iraq tampoco tenía arma atómica), el ataque principal además del genocida bloqueo impuesto por más de medio siglo, es el de constantemente mentir y asegurar que en la Isla se violan los derechos humanos.

¿Por qué no dicen la verdad? En la Base Naval de Guantánamo, ocupada contra la voluntad del pueblo cubano, los EE.UU. torturan prisioneros que la CIA secuestra en todos esos “rincones oscuros” del planeta y sin causa legal ni defensa jurídica lo retienen encadenados como animales y la gran mayoría ni siquiera sabe por qué. ¿Eso es humano?

Más reciente en Kuala Lumpur ex-prisioneros de guerra denunciaron ante la Comisión de Crímenes Bélicos las violaciones del expresidente George W.Bush y su vicepresidente Dick Cheney y otros implicados en
las masacres y torturas al pueblo iraquí durante y después de la ocupación en marzo del 2003. ¿Es mentira?

¿Tampoco es verdad que el relator especial de la ONU para los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, James Anaya, pidió mejorar la trágica situación que afrontan los nativos desplazados de sus tierras sagradas, humillados y oprimidos en estos días frescos de la posible reelección de Barack Obama?

Y no son inmigrantes, que los xenofobitos cazan a tiros, nacieron o se establecieron Arizona, Alaska, Oregón, Washington, Dakota del Sur, Oklahoma… antes que Búfalo Hill, y les sucede igual que a los Palestinos en el Medio Oriente.

Bueno, no es de extrañar -Israel, otro secuaz de los Estados Unidos- lo acompaña siempre en la votación frente al mundo y contra Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU donde 20 veces la Isla ha demostrado la falsedad de esas acusaciones.

No hay que olvidar que el gobierno de la Casa Blanca en la década de los noventa puso al frente de su delegación ante la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra, Suiza, al terrorista de origen cubano Armando Valladares Pérez, que ni sabía hablar en inglés. ¿Cuál terrorismo están enfrentando?

Para colmo el imperio yanqui admitió que en el Foro Internacional en Nicaragua, participara otro connotado dinamitero y ex convicto, Manuel de la Caridad Zúñiga, quien pagado por la Fundación Nacional Cubano Americana -la que protege en Miami al principal terrorista Luis Posada Carriles- pronunció infamias y calumnias contra Cuba.

La política interna del gobierno demócrata de Barack Obama, nada difiere de la de Bush , republicano, ni de los presidentes antecesores culpables del despojo, asesinato y crueles tratos de los indígenas norteamericanos.

Hoy los indignados del movimiento Ocuppy Wall Street, son atacados con gases intoxicantes , potentes chorros de agua, golpes de la policía, solo por pedir trabajo, seguridad social, asistencia médica… en fin, por querer vivir “democráticamente”.

Fuera de la patria de Washington, pagan y apoyan a los terroristas frente al pueblo sirio e iraní, sus marines asesinan a civiles en Afganistán , Iraq…la CIA caza nuevos presos para torturarlos en la Base de Guantánamo y en otras cárceles secretas; sus aviones no tripulados disparan misiles contra la población de Pakistán, Somalia…sobre todo ser viviente en cualquier “rincón oscuro” del planeta.

Actúan cual si Estados Unidos fuera el mundo en sí y el resto no existiera, como si sus “torcidos derechos” y terroristas a sueldos, actuaran frente a robots, drones vacíos, extraterrestres y los verdaderos humanos de carne y hueso sin derecho alguno a la vida, pasaran por señuelos o conejillos de india del fascista experimento destinado a acabar con la especie racional y preservar a toda costa la hegemonía del dólar sobre tierra arrasada.

Por Rolando Sarmiento Ricart/ Colaborador de Radio Cadena Agramonte.