Sirios expresan multitudinario respaldo a su presidente

Sirios expresan multitudinario respaldo a su presidente Damasco, 11 ene .- A pesar de una gélida llovizna, cientos de miles de sirios repletaron hoy la Plaza Omeya, la mayor de Damasco, para ratificar su apoyo al presidente Bashar al-Assad y a la unidad nacional ante la hostilidad extranjera.

Capitalinos de todas las edades, pero principalmente jóvenes, marcharon por avenidas y calles cantando consignas y lemas patrióticos, y enarbolando banderas sirias y pancartas con la foto del mandatario.

La masiva concentración tiene lugar después de que ayer al-Assad se dirigió a la nación, discurso en el cual proyectó ecuanimidad, firmeza y confianza en un mejor futuro, y aseguró que "la victoria está cerca".

El dignatario afirmó que la campaña anti-siria azuzada por cientos de medios periodísticos y gobiernos occidentales y árabes ha fracasado.

Igualmente, condenó los atentados terroristas que han matado y herido a cientos de personas y causado sensibles daños materiales a importantes objetivos económicos.

"No puede haber espacio para el terrorismo; tendremos mano de hierro con quienes perpetran tales actos criminales", prometió el presidente y llamó al pueblo a combatir la violencia pues no es solo una tarea del gobierno, "sino de todo el mundo", enfatizó.

Luego de su alocución transmitida por todos los canales de la televisión local, la gente salió a las calles de las principales ciudades y poblados del país para expresar su apoyo, reportaron los medios nacionales.

En Damasco, caravanas de vehículos con entusiastas jóvenes, de los dos sexos, recorrían la ciudad con banderas y fotos de al-Assad.

Los medios occidentales y árabes dedicados a atacar a Siria por lo general silencian, ignoran o restan importancia a estas multitudinarias manifestaciones de respaldo al gobierno y a la unidad nacional.

Se suceden cuando unos 160 observadores de la Liga Árabe inspeccionan el país y las autoridades han concedido visas y permisos de trabajo a numerosos periodistas extranjeros para que aprecien la realidad nacional.

Gran júbilo se apreciaba en la concentración en la Plaza Omeya donde desde una tribuna improvisada músicos y agrupaciones interpretaban canciones patrióticas coreadas por los participantes que bailaban en grupos tomados de las manos, sin ni siquiera conocerse e invitaban a todos los que estaban a su alrededor a sumarse.

Una enorme bandera siria de al menos 150 metros de largo era alzada en puños por la plaza.

Sitios céntricos de otras urbes son también hoy escenarios de expresiones populares similares, conoció Prensa Latina.

La víspera, tuvieron lugar en Raqqa, Sweida, Aleppo, Hama, Tartous, Lattakia, entre otras localidades.

Citado el martes por la agencia de noticias SANA, el presidente de la Cámara de Comercio de Aleppo, Hassan Zaido, dijo que en su discurso el presidente esbozó el pasado, presente y proyectó el futuro de lo que acontece en Siria, además de abordar los avances en el proceso de reformas integrales.

En conversación con Prensa Latina, un joven doctor confió que él no está con ningún partido, pero como un sirio más considera que el presidente Bashar al-Assad merece otra oportunidad de seguir al frente del país, pues desde los últimos cuatro meses "las cosas se están haciendo mejor en Siria".

Han sido designados -agregó- nuevos dirigentes, ministros accesibles, abiertos a escuchar propuestas, educados, con quienes se puede conversar, comentó el galeno, quien confía en que las reformas que se aplican harán de Siria un mejor país.

El programa incluye la redacción de una nueva Constitución, apertura política a nuevos partidos, elecciones locales y legislativas universales y secretas, una actualización económica y cambios en la política de información con el objetivo de convertir a la prensa estatal en una de carácter social. (PL)