En Pleno de la UJC, felicitación a los educadores cubanos

En Pleno de la UJC, felicitación a los educadores cubanosLa Habana, 11 dic .- El Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) felicitó hoy a los educadores, cercano ya el 22 de diciembre, que es su día, y cuando se cumplirá medio siglo de proclamada Cuba territorio libre de analfabetismo.

En sus manos está el presente y el porvenir de la Patria, destacó Liudmila Álamo Dueñas, primera secretaria de la UJC, al felicitar a maestros y profesores en activo y a quienes se forman para ejercer la más noble de las profesiones, en nombre del Comité Nacional, cuyo IV Pleno concluyó este domingo en la capital cubana.

Con sede en la Escuela Nacional de la UJC “Julio Antonio Mella”, el encuentro tuvo precisamente a la educación como eje central de un debate, orientado a evaluar la atención de la vanguardia política juvenil y las organizaciones estudiantiles a la formación integral de los educandos de la enseñanza politécnica y de oficios.

Para cuantos intervinieron se trata de algo vital, pues esa batalla económica, que constituye para el pueblo cubano la tarea número uno, no puede ni podrá ganarse sin fuerza de trabajo altamente calificada, sin obreros y técnicos de nivel medio cada vez mejor preparados y conscientes del valor de su esfuerzo para la nación.

Hablamos, ni más ni menos, de los verdaderos creadores de las riquezas, aseguró José Ramón Fernández, vicepresidente del Consejo de Ministros, y añadió que para avanzar en el camino de un desarrollo real y sustentable hay que producir, brindar servicios básicos.

No se trata de limitar a quien, desde su puesto de trabajo, quiere superarse, hacer del estudio un sano ejercicio intelectual y de enriquecimiento espiritual, pero sí estamos en el deber de luchar contra mitos y tabúes, de transformar mentalidades y criterios en la sociedad, la familia y en los propios jóvenes, reflexionó.

La Juventud Comunista y las organizaciones estudiantiles y de pioneros pueden contribuir, y mucho, a cambiar esa manera de ver, errónea, pues todos los oficios y profesiones son importantes e igualmente dignos, cada cual tiene su lugar y valor, añadió.

¿Quién duda de la necesidad y utilidad de contar con excelentes plomeros, albañiles, torneros, soldadores, carpinteros, orfebres y técnicos pecuarios, con gente que sepa sacarle a la tierra más y mejores frutos? ¿Qué sociedad puede prescindir de ellos? se preguntó Fernández.

Por su parte, Olga Lidia Tapia, miembro del Secretariado del Comité Central de Partido, coincidió con cuantos destacaron la necesidad de alentar desde las edades más tempranas valores esenciales, como el amor al trabajo, y una formación vocacional y orientación profesional en sintonía con las necesidades del país.

Coherencia, sistematicidad, integralidad resultan imprescindibles, destacó la dirigente partidista, y enfatizó que existen muy buenas experiencias, que confirman cuánto puede alcanzarse cuando se trabaja bien y cuando nos unimos, porque la enseñanza técnica y profesional no es asunto únicamente del Ministerio de Educación.

Y claro que los organismos receptores de esta fuerza no pueden mantenerse al margen, pero el IV Pleno partió, sobre todo, de la responsabilidad de la UJC y las organizaciones estudiantiles en la atención a esos educandos y su seguimiento, incluso después de egresados, para su adecuada inserción laboral y permanencia.

Esa atención debe constituir prioridad para las organizaciones de base de la UJC en las escuelas, pero, también en los centros de producción y servicios donde funcionan las aulas anexas o realizan sus prácticas pre-profesionales los estudiantes de politécnicos y escuelas de oficios, señaló Liudmila Álamo.

Tenemos que “buscarnos” problemas, desterrar definitivamente el formalismo y la rutina, alentar en esos jóvenes la motivación, el amor por la profesión escogida, acrecentar el vínculo con la familia, la comunidad, con las propias empresas, que muchas veces están ahí, al doblar de la escuela, añadió.

Asimismo instó a aprovechar esta etapa de formación para incorporar a los mejores a la UJC, pues ya graduados será más difícil, especialmente si se tiene en cuenta que, de acuerdo con las transformaciones en marcha para la actualización del modelo económico cubano, muchos se vincularán al sector no estatal. (AIN)