Gobierno egipcio insiste en debatir polémico texto constitucional

El Cairo, 19 nov . – ElGobierno egipcio insiste en debatir polémico texto constitucional Gobierno de Egipto, subordinado al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA), insistió hoy en debatir un polémico borrador constitucional que contempla privilegios para el Ejército, pese al multitudinario rechazo popular del viernes.

Una nota emitida por el gabinete del primer ministro Essam Sharaf afirmó que la discusión del llamado Comunicado El-Selmi o borrador de principios supra-constitucionales continuará la próxima semana.

El anuncio de más discusiones entre partidos políticos, el Gobierno y el CSFA tiene el alegado propósito de agotar el debate a nivel social del documento mediante el cual las fuerzas armadas pretenden que se les asegure un rol preponderante en la futura Constitución.

Tal decisión, sostuvieron medios noticiosos locales, contradice reportes de que Sharaf había decidido posponer el diálogo sobre ese tema para después de las elecciones parlamentarias del 28 de noviembre.

El viceprimer ministro Alí El-Selmi, quien defendió el documento ante líderes de distintos partidos políticos y movimientos sociales, encabezará las pláticas, a pesar de que las protestas de ayer en la plaza Tahrir y en Alejandría dejaron claro el rechazo popular.

Cientos de miles de egipcios se movilizaron en el denominado "viernes de una única demanda: entregar el poder a civiles" en la emblemática Tahrir donde se concentró la revuelta popular que derrocó al presidente Hosni Mubarak el 11 de febrero.

Las demostraciones de descontento también se extendieron a Alejandría, la segunda ciudad de Egipto y considerada un bastión de la organización islamista Hermandad Musulmana, cuyos miembros dominaron la manifestación junto con agrupaciones salafistas, de izquierda y laicas.

El objetivo de las protestas es que se revoque el controversial documento, pues carece de sentido que el CSFA abogue por condicionar el texto constitucional antes de la elección del Parlamento que deberá seleccionar la Asamblea Constituyente que redactará la Carta Magna.

El borrador declara al Ejército "guardián de la legitimidad constitucional", y sugiere que las fuerzas armadas podrían tener la última palabra en asuntos de alta política, además de eximirlas de someter su presupuesto anual al escrutinio del Parlamento.

Para la Hermandad Musulmana, el texto "causó una peligrosa crisis en la sociedad política egipcia porque incluye cláusulas que quitan soberanía al pueblo y consagran una dictadura".(PL)