Aumenta población de carpintero churroso, ave endémica de Cuba

Aumenta población de carpintero churroso, ave endémica de CubaSanta Clara, 8 sep .- El reporte de un nido de carpintero churroso cada tres hectáreas, en el área protegida Monte Ramonal, en Villa Clara, muestra la recuperación de esta especie, catalogada en peligro de extinción.

Hace una década la proporción era mucho menor, solamente se contabilizaba uno cada 10 hectáreas, cifra que mostraba la poca población de este pájaro, endémico cubano.

Oscar Rosada, especialista de la Empresa para la protección de la Flora y la Fauna, en Villa Clara, comentó a la AIN que hace siete años comenzaron las acciones proteccionistas, entre las que figuran la recuperación de las palmas canas, árbol que prefieren para reproducirse y criar sus polluelos.

Durante la etapa de procreación se prohíbe el cruce de personas por la zona, y el trabajo de los guarda bosques permite la detección a tiempo de posibles hurtos de los pichones, añadió.

El carpintero churroso pertenece a la familia de las Picidas, y entre las mayores amenazas que tiene está la deforestación, los incendios forestales y la caza furtiva, significó Rosada.

José Antonio Santos, experto de la entidad, explicó que el incremento del número de individuos de esta especie es importante desde el punto de vista ecológico.

El especialista agregó que su trascendencia radica, entre otras cuestiones, en que solamente reside en las provincias de Pinar del Río, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey, en las ciénagas, sabanas y límites de los montes tropicales.

Su recuperación poblacional beneficia la estabilidad reproductiva de la avifauna que anida en oquedades, porque los carpinteros son los únicos que abren cavidades en los árboles, preferiblemente en las palmas secas.

Una vez que concluyen el ciclo reproductivo, abandonan los orificios, momento en el cual especies como las cotorras, tocororos, sijúes y otras los ocupan para procrear, acotó.

El especialista asegura que esta es una de las razones por las cuales los bandos de cotorras cubanas, actualmente son mayores que hace una década en los montes de las áreas protegidas. (AIN)