Producción nacional de tubos de acero ahorra a la economía

Producción nacional de tubos de acero ahorra a la economíaCiego de Ávila, 4 ago. – Más de 200 mil dólares ahorró a la economía cubana la empresa Indalecio Montejo, de Ciego de Ávila, con la producción de tubos de acero, durante el primer semestre del año. Tomás Felipe de la Cruz, comercial de la entidad, perteneciente a la Industria Sideromecánica, precisó a la AIN que la cifra equivale a mil 263,5 toneladas de esos elementos, utilizados en la fabricación de muebles, camillas, andamios, porta sueros y sillas de rueda, entre otros. 

A los tubos se les da forma redonda, cuadrada o rectangular, según el interés de los ministerios de la Ligera, Educación y la Sideromecánica, principales consumidores de este producto, señaló Felipe de la Cruz.
  
Una tonelada de tubo le cuesta al país mil 500 dólares en el mercado exterior, sin embargo comprar una bobina de acero y elaborar aquí igual cantidad, economiza 160 dólares en cada una, explicó la fuente.
   
El colectivo apoya, además, el programa nacional de construcción de viviendas con la confección de vigas, caballetes y tejas de zinc galvanizado para techos, informó Fernando Marrero Reyes, director adjunto de la empresa.  
  
La “Indalecio Montejo” elabora tanques de acero de diferentes diámetros para el sistema contra incendio en los
emplazamientos de grupos electrógenos, y de poliéster
reforzado con fibra de vidrio, empleados en el almacenaje de combustible, aceite o agua, acotó Marrero Reyes.
  
También ayuda a la modernización de las termoeléctricas 10 de Octubre, en Camagüey; Mariel, en Artemisa; Este-Habana, en La Habana, y Renté, en Santiago de Cuba, mediante tuberías de acero y de fibra de vidrio producidas para el traslado de agua y del sistema de enfriamiento.
  
Eduardo Llanes Martínez, director general de la 10 de
Octubre, refirió a la AIN que los conductos fabricados en
Ciego de Ávila, además de ayudar a sustituir importaciones, elevan la confiabilidad y eficiencia en el proceso de generación, al disminuir los costos totales de producción.
  
El régimen de trabajo y la agresividad del azufre del
crudo cubano exige un cambio no mayor de cinco años de esos canales, puntualizó Llanes Martínez.(AIN)