Humanidad enfrenta retos que compromenten su presencia en la Tierra

Humanidad enfrenta retos que compromenten su presencia y continuidad en la TierraPara el último trimestre del año la humanidad habrá alcanzado la cifra de siete mil millones de habitantes, en medio de la crisis global generada por el sistema socio económico cuyos pilares se afincan en la bonanza de algunos pocos a cuenta de las desgracias de los mayoritarios.

Porque ese, y no otro, es el escenario en que la raza humana habrá logrado su más alta cota de integrantes en la historia de la especie, cifra que lejos de tener garantizada todas las posibilidades, enfrenta retos enormes que, incluso, compromenten seriamente su propia presencia y continuidad sobre la faz del planeta.

De hecho, son las zonas subdesarrolladas y expoliadas donde el incremento poblacional es más acelerado y, a la vez, los recursos son más escasos y urgentes.

Y no porque existan carencias numéricas de bienes como para dar respuesta a este suceso poblacional, sino sencillamente porque el preponderante capitalismo mundial  ha establecido mecanismos de apropiación, distribución y consumo, los cuales nada tienen que ver con la justicia, la equidad y las necesidades del hombre.

De ahí que lograr metas al menos elementales en materia de protección a la población y respuesta a sus necesidades, resulte a estas alturas un largo y sinuoso derrotero donde la demagogia y la hueca retórica han encontrado campo sobrado para expandirse.

De hecho, como la han denunciado muchas naciones tercermundistas, entre ellas Cuba con especial vigor, todavía  se pugna porque las potencias imperiales entreguen al menos una cifra irrisoria de sus respectivos productos internos brutos para impulsar planes alimentarios o de asistencia elemental entre las naciones empobrecidas.

Porque con cerca de mil millones de hambrientos, mil 300 millones de pobres y una cifra similar de personas carentes de todo acceso a la educación, no es precisamente la existencia feliz la que espera a los nuevos ciudadanos del mundo, quienes deben materializar la cifra de siete mil millones en breve lapso de tiempo.

Desde luego, esperanzas hay y ejemplos también de que el cambio radical es posible.

Precisamente, en fecha reciente, entidades internacionales como el Fondo de Naciones Unidas para la Población, y el Consejo Económico y Social del máximo organismo mundial, destacaron en sendas conferencias los esfuerzos cubanos para dar  cumplimiento a los llamados Objetivos del Milenio fijados para 2015.

Por otra parte, tanto el Fondo para la Población como el Consejo Económico y Social de la ONU, pusieron de relieve el hecho de que nuestro país, en medio de sus enormes retos y dificultades, ha sidio capaz de compartir solidaridsamente sus avances con otros hermanos subdesarrollados del orbe.  (Por Néstor Núñez, AIN)