Partidaria Cuba de políticas coherentes de desarrollo

Partidaria Cuba de políticas coherentes de desarrolloLa Habana, 13 may. – Jorge Quesada, embajador cubano en Turquía, abogó hoy por fijar un sistema de relaciones internacionales que reduzca las desigualdades y propicie la participación de todos, sin distinciones, en la toma de decisiones globales.
   
Quesada, quien intervino en la “Cuarta Conferencia de la ONU para los Países Menos Avanzados”, finalizada hoy tras cinco días de sesiones en la capital turca, se manifestó partidario de establecer políticas coherentes de desarrollo que privilegien la solidaridad y la justicia para profundizar los vínculos entre los Estados.
   
El foro adoptó el Plan de Acción de Estambul, que regirá la cooperación internacional entre el mundo desarrollado y las naciones más pobres del orbe, durante 10 años, reporta la agencia de noticias Prensa Latina.
   
Denunció que la situación de pobreza de gran parte de la población mundial se debe al injusto e insostenible orden internacional, basado en un modelo, cuyos patrones son la producción y el consumo.
   
El diplomático caribeño manifestó su convicción de que las profundas desigualdades del actual orden económico mundial perpetúan el círculo vicioso del endeudamiento externo, y abogó por la condonación de la deuda externa de las naciones más pobres.
   
Además, aclaró que la reforma del sistema financiero internacional debería basarse en un nuevo paradigma socio-económico, que ponga al ser humano como centro de sus acciones, frente al planteamiento de la Organización Mundial del Comercio, que citó como un ejemplo donde se ignoran los asuntos del desarrollo.
   
Insistió en que las principales naciones del Norte siguen oponiéndose incansablemente a cualquier iniciativa que contribuya a lograr una mayor inserción del Sur en el comercio mundial y a reducir las asimetrías existentes.
   
El representante de la Isla llamó a los países industrializados a aumentar la asistencia oficial para el desarrollo hasta el compromiso del 0,7 por ciento del Producto Interno Bruto, pero pidió que este aporte respete las prioridades y estrategias nacionales de desarrollo y se otorgue sin condicionamientos.
   
Aun en el actual contexto de crisis económica, alimentaria, energética y medioambiental, Cuba siempre ha ofrecido su respaldo solidario a los países subdesarrollados, a pesar del prolongado bloqueo económico, comercial y financiero que le impone Washington desde hace casi medio siglo, recordó.
   
La cooperación Sur-Sur no puede sustituir la Norte-Sur, y las naciones desarrolladas están obligadas -desde el punto de vista moral, político e histórico- a contribuir con las menos adelantadas.
   
Quesada concluyó con un llamado a preservar la paz y censuró que los gastos militares superen con mucho al dinero empleado para la promoción del derecho al desarrollo.(AIN)