En Siria arrestan a opositores y denuncian peligroso complot

En Siria arrestan a opositores y denuncian peligroso complot Damasco, 25 abr .- Fuerzas de seguridad arrestaron a decenas de opositores sospechosos de alentar disturbios que las autoridades denunciaron como la más peligrosa batalla jamás impuesta a Siria, causante de decenas de muertos en los últimos dos días.

  La acción policial tuvo el propósito de capturar a presuntos autores de los disparos que provocaron la muerte a cinco efectivos de seguridad e hirieron a otros cinco en un ataque contra un puesto de control en la localidad de Nawa, en la periferia rural de Deraa, en el sur.

Un portavoz del Ministerio del Interior citado por la agencia oficial de noticias SANA indicó que durante la agresión del "grupo criminal armado" los uniformados respondieron a los disparos y causaron dos bajas letales y 15 lesionados a los atacantes.

Los arrestos trataron de desalentar nuevas protestas callejeras, tras constatarse que habitantes de la sureña localidad de Deraa preparaban una manifestación de duelo para sepultar a cinco personas abatidas el sábado, incluidas las dos confirmadas por el Gobierno.

El director del Centro Internacional para Estudios y la Prensa, Rafiq Nasrallah, alertó que Siria enfrenta hoy "la que podría ser la más peligrosa batalla impuesta" en su historia reciente.

En declaraciones al canal privado Al-Dunia, Nasrallah señaló que "la batalla de ahora ataca la existencia ligada a la identidad, la ubicación geográfica, la seguridad nacional, la unidad y el destino de Siria" y "no es de una sola persona, sino de todo un pueblo".

Recalcó que los sucesos en este país no tienen que ver solo con el reclamo de reformas, pues la conspiración contra Siria empezó en 2003 cuando el Ejército de Estados Unidos ocupó Iraq, y Damasco rechazó ser parte de aquella ocupación.

Asimismo, denunció la "campaña de desinformación y fabricaciones" contra el Gobierno de Bashar Al-Assad, y las grandes sumas de dinero pagado por agencias y organismos estadounidenses a sirios "bajo el pretexto de apoyar la democracia, mientras desestabilizan el país".

De acuerdo con fuentes opositoras, por lo menos 13 sirios perdieron la vida ayer por heridas de bala en los multitudinarios sepelios de una veintena de activistas que fueron igualmente abatidos mientras participaron en las demostraciones antigubernamentales del viernes.

El Gobierno negó nuevamente acusaciones de que emprendió una campaña represiva y señaló que, además de los incidentes en Deraa, agitadores atacaron otro puesto de control militar en la cercana localidad de Izraa, con saldo de dos guardias heridos y un agresor muerto.

Según el Ministerio del Interior, desde el inicio de las protestas populares, el pasado 15 de marzo, han resultado heridos 286 miembros de las fuerzas de seguridad, incluidos 38 policías atacados ayer en varias provincias. La oposición asegura que los muertos superan los 220.

Mientras las autoridades reforzaron la vigilancia y los controles en las carreteras de acceso a Damasco, dos diputados del parlamento unicameral y un mufti (líder clerical islámico) de Deraa renunciaron a sus cargos en repudio a la que calificaron de brutal represión oficial.(PL)