Pánico en los mercados financieros; posible ausencia del oro negro

Pánico en los mercados financieros; posible ausencia del oro negroLa fragilidad política de Oriente Medio, atizada por las pretensiones de Estados Unidos y sus aliados,  desata el pánico en los mercados financieros ante la posible nueva ausencia  del denominado oro negro.

El temor de que los disturbios en esa región se extiendan al mayor productor de petróleo del mundo: Arabia Saudita, y se traduzcan en la contracción de sus exportaciones, figura entre las sólidas razones en el repunte del precio del crudo.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el lunes útimo, el barril WTI para entrega en abril alcanzó un máximo de 103,35 dólares, mientras que en Londres, en el Intercontinental Exchange, el barril de Brent del Mar del Norte correspondiente a mayo tocó los 116,22 dólares.

De acuerdo con informaciones publicadas por el Centro de Estudios Globales de la Energía (CGES), la prolongación de las tensiones en Libia podría redundar en la demora en la reanudación de las exportaciones durante el resto del año y posiblemente más tiempo.

Libia es miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y produce diariamente unos 1,6 millones de barriles. Sin embargo, con el estallido de las revueltas, la producción en todo el país cayó.

El riesgo de que la inflación crezca, a raíz del encarecimiento del crudo, es un temor permanente y está muy asociado al ahogo de la recuperación económica, dadas las desigualdades de crecimiento entre unos países y otros.

Para los importadores netos de petróleo significaría el aumento del déficit presupuestario, como resultado de la mayor asignación de recursos al pago de la factura petrolera.

Aun cuando el futuro de las tensiones en Oriente Medio es incierto, el desabastecimiento coyuntural del petróleo de ese país norteafricano y una escalada del conflicto podrían mantener las reacciones desproporcionadas del mercado. (Por Danays Gálvez Salas, AIN)