Haitianos rinden homenaje a víctimas del terremoto

Haitianos rinden homenaje a víctimas del terremoto Puerto Príncipe, 12 ene. – El pueblo haitiano inició una jornada de homenaje a las 220 mil víctimas mortales del sismo del 12 de enero de 2010, cuyas secuelas golpean con fuerza a la población del país.

A pocas horas del primer aniversario del devastador terremoto, altos funcionarios del gobierno del presidente saliente, René Préval, visitaron una fosa común situada en las afueras de esta capital, donde reposan decenas de víctimas.

Este martes también será colocada la primera piedra de un proyecto inmobiliario en el centro de Puerto Príncipe, la ciudad más afectada por la catástrofe. Mañana, las actividades comenzarán con una misa católica al aire libre en medio de los escombros de la catedral, destruida durante el sismo.

De acuerdo con el calendario, las ceremonias terminarán con un minuto de silencio a las 16:53 (local), hora en que ocurrió la tragedia el pasado año.

Los actos de recordación tienen lugar en medio de una crisis política por la impugnación de los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 28 de noviembre, y de una epidemia de cólera que ha causado la muerte a tres mil 759 haitianos.

Organismos internacionales calculan que la reconstrucción del país puede tardar unos 30 años, y 10 la remoción de todos los escombros.

El sismo destruyó el 60 por ciento de la infraestructura de esta nación, unas 200 mil viviendas y dejó pérdidas por siete mil 800 millones de dólares, equivalente al 120 por ciento del producto interior bruto del país en 2009, de acuerdo con cifras oficiales.

Desde entonces, unos 500 mil niños viven en campamentos y en asentamientos marginales, carentes de protección y bajo amenazas de explotación y maltrato, denunció por su parte la ONG Save The Children.

Asimismo, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación pidió un mayor respaldo al sector agrícola de Haití, y la Organización de las Naciones Unidas consideró prioridad absoluta acelerar la recuperación de la nación.

Sin embargo, la prometida ayuda internacional de cerca de 10 mil millones de dólares llega a cuentagotas al país más pobre del hemisferio occidental.

Aunque la ayuda internacional es constante, la lentitud con que se desarrolla el proceso ha impedido acelerar planes constructivos.(PL)