¿Cuántos errores arbitrales necesita la FIFA para reaccionar?

¿Cuántos errores arbitrales necesita la FIFA para reaccionar?Johannesburgo, 29 jun. -La pregunta recorrió el centro de prensa del estadio Soccer City de Johannesburgo, tras los clamorosos yerros arbitrales en los partidos Alemania-Inglaterra y Argentina-México en la Copa Mundial de fútbol Suráfrica-2010.

Desafortunadamente, nadie tiene la respuesta y muchos se cuestionan cómo en medio del indetenible desarrollo tecnológico del mundo, la FIFA continúe negada a implementar algún mecanismo para disminuir el fallo humano.

El secretario general de la entidad, el francés Jerome Valcke, declaró hace unos días que analizarían los señalamientos al balón de la justa, el Jabulani, porque esa institución no se caracteriza por hacer oídos sordos a lo que se dice sobre ella.

Pues bien, habrá que organizar entonces una cruzada contra los desaciertos de los silbantes para ver cuándo reacciona el órgano regulador del balompié internacional y finalmente abandona su anquilosada postura.

El presidente de la institución, el suizo Joseph Blatter, sostiene -no sin razón- que numerosos países subdesarrollados serían incapaces de costear métodos de última generación como el video o la utilización de pelotas con chips incorporados.

Empero, en un torneo de la magnitud de un Mundial -que se ufana de ser el segundo evento deportivo más importante del orbe- resultan intolerables inexactitudes como las de ayer en octavos de final.

Primero, el árbitro uruguayo Jorge Larrionda y uno de sus asistentes no convalidaron de forma incomprensible un tanto de Frank Lampard luego que el balón rebotó con amplitud por detrás de la raya de la portería alemana antes de volver a salir.

Varios colegas en la sala de prensa del referido estadio gritaron ÂíJusticia divina!, al recordar la diana más discutida de la historia con la que los ingleses superaron a la entonces República Federal Alemana en la cita universal de 1966.

Un par de horas más tarde, llegó el momento del italiano Roberto Rosetti y uno de sus jueces de línea, al legitimar una anotación del argentino Carlos Tévez en un clamoroso fuera de juego.

Tras ver la repetición en una de las pantallas gigantes del estadio, el referee y el linier se cuestionaron su decisión, pero se percataron al instante que ese recurso no es legal. Esperemos que la duda de Rosetti apenas observar el video le demuestre a la cúpula de la FIFA que los árbitros necesitan ayuda en su desempeño. La afición lo agradecerá y bochornos como los de este domingo, serán cada vez más inusuales. (PL)