Embrujo de lesiones golpea a mundialistas del Chelsea

Embrujo de lesiones golpea a mundialistas del Chelsea Pretoria, 8 jun. – Como si de un embrujo se tratase, la cifra de jugadores del Chelsea lesionados antes del inicio de la Copa Mundial de fútbol Suráfrica-2010 pareciera interminable.

Si hace unas semanas fueron el capitán alemán Michael Ballack y el ghanés Michael Essien quienes se despidieron del certamen, en los últimos días cayó el nigeriano John Obi Mikel, mientras el marfileño Didier Drogba se encuentra en remojo tras fracturarse un brazo.

La maldición del club inglés dejó como primera víctima a Essien, quien, luego de una prolongada espera, no se recuperó de sus problemas de rodilla y quedó fuera de su selección.

En el partido del adiós de la temporada con los Blues, Ballack sufrió una recia entrada del germano-ghanés Kevin Prince Boateng que le dañó los ligamentos del tobillo derecho y le obligó a perderse la justa universal, muy probablemente su última.

El catálogo de tragedias de los integrantes del Chelsea pareció proseguir cuando su defensa insigne, John Terry, abandonó un entrenamiento por un fuerte golpe en un pie, que en un comienzo se temió fuera una fractura.

Afortunadamente para Inglaterra, sólo resultó un susto, aunque el puesto de Terry en el pabellón de las calamidades lo ocupó su pareja en la zaga y capitán del elenco nacional, Rio Ferdinand, lesionado en una práctica, ya en tierras surafricanas.

Casi al unísono les tocó el turno a Mikel y Drogba, irónicamente dos de las principales figuras de Africa en la primera cita del orbe que albergará el continente.

El volante nigeriano no consiguió restablecerse de una reciente operación de rótula y prefirió no integrar la plantilla de las Super Aguilas para evitar un agravamiento del problema.

A su vez, el infortunio acudió a Drogba en forma de fractura en el codo después de chocar con un rival en un encuentro amistoso ante Japón.

El prolífico delantero se operó con éxito y espera restablecerse en tiempo récord para al menos disputar un cotejo con su conjunto en el certamen planetario.

Los tentáculos de la referida maldición son tan extensos, que el holandés Arjen Robben, ex atacante del Chelsea, también ve peligrar su presencia en la lid planetaria, por un pequeño desgarro.

Con semejantes antecedentes, los franceses Florent Malouda y Nicolas Anelka, los ingleses Frank Lampard, Joe y Ashley Cole, y el serbio Brasnislav Ivanovic, seguramente tomarán medidas extremas en los próximos días para no terminar igual que sus desdichados compañeros en el once londinense.(PL)