Chucho Valdés tiende puente musical Cuba-sureste asiático

Chucho Valdés tiende puente musical Cuba-sureste asiáticoKuala Lumpur, 25 mar. – La música demostró ser un excelente vínculo para unir a los pueblos del mundo, como quedó comprobado con sendos conciertos del pianista cubano Jesús Chucho Valdés y su quinteto de jazz en Singapur y esta capital.
  
Apenas mes y medio después de ganar su sexto premio Grammy, el músico, de 68 años de edad, se entrenó a lo grande en sus primeras presentaciones en el sureste asiático.
  
Primero cerró el festival del Mosaico de la Música en el teatro del Esplanade de Singapur, el pasado domingo y un día después fue acogido en la sala de conciertos de la Orquesta Filarmónica de Malasia (MPO, en inglés), situada en las torres Petronas.
  
Acompañado por el bajista Lázaro Rivero, el baterista Juan Carlos Rojas, el joven Yaroldy Abreu en las tumbadoras y la cantante Mayra Caridad Valdés, Chucho hizo gala una vez más de su virtuosismo en el piano y logró una empatía con el público desde los primeros acordes.
  
Complicidad hubo también bajo la sonora guía de su hermana Mayra Caridad y el lirismo inmortalizado de Bésame Mucho, en una versión del maestro Chucho muy bien recibida por los asistentes, quienes por momentos acompañaron a coro a la vocalista con verdadera emoción.
   
Durante su estancia en la capital de Malasia, el embajador de Buena Voluntad de la FAO impartió una Conferencia con la presencia de casi un centenar de músicos y espectadores, sesión en la cual no solo lució su inagotable talento musical, sino también su vocación pedagógica y carisma.
   
El concierto “Mucho Chucho” aquí celebró el aniversario 35 del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Malasia.
   
Con el disco Juntos para Siempre, que grabó con su padre, Chucho mereció el Grammy y su versión latina.
   
Antes de continuar viaje a Japón esta semana para otras presentaciones, Chucho adelantó sus nuevos proyectos.
    
“Estoy haciendo un disco precioso con Omara Portuondo, a piano y voz nada más. Hicimos ocho canciones y nos quedan por grabar cuatro. Estamos muy contentos. Hemos logrado un buen trabajo de grabación, la interpretación de Omara y la compenetración con el piano acompañante”, explicó.
    
Catalogado como el pianista más completo del mundo por la revista Jazz Magazine, Chucho reiteró la fórmula para conseguir tantos éxitos
    
¨Tocar, trabajar, ensayar, prepararse y no parar nunca. Seguir experimentando, apoyar el trabajo de los hijos. Avanzando y creando cosas nuevas. Es la razón de ser de un músico y estos dos Grammys impulsan mucho, concluyó.(AIN)