Dos figuras: Martín y Rivero

Dos figuras: Martín y Rivero Uno vuela por las bases, conecta jonrones, fildea de maravillas y posee un potente brazo. El otro tira duro, tiene suficiente control, no pierde la calma por mucha animación que exista en las gradas y está dispuesto a lanzar cada vez que hace falta. De Corralillo el primero, oriundo de Melena del Sur el segundo. Leonys Martín y Armando Rivero, dos figuras que se pueden robar el show a partir del próximo martes.

Es un error común el guiarse única y exclusivamente por el average para evaluar el rendimiento de un bateador. Leonys promedia 270, 10 indiscutibles en 37 turnos oficiales. Nada impresionante. Mas, cuando comprobamos que de esos diez, la mitad son cuadrangulares, con 11 carreras anotadas y 11 impulsadas en la misma cantidad de partidos jugados por los naranjas en la actual postemporada, la visión cambia por completo.

A esto hay que añadirle su impresionante habilidad para estafar bases. Ha salido ocho veces y hasta ahora ningún receptor puede acreditarse un cogido robando a costa suya. No es noticia, pues en la etapa clasificatoria se acreditó 30, apoyado en sus veloces piernas y el estudio de los movimientos del lanzador rival.

Desconocido para la afición azul la primera vez que salió a relevar. Armando Rivero estuvo sus dos años iniciales en el equipo Habana, en el cual casi no vio actividad: balance de 2 derrotas sin victoria y un nada meritorio promedio de 4,94 carreras limpias. A todas luces, era muy difícil encontrar un espacio en el mejor cuerpo de serpentineros del país.

Ya en Industriales, recibió la oportunidad que no desaprovechó. Relevó 27 juegos, ganó 5, salvó 1, su PCL rebajó a 3,48 y propinó 47 ponches con 18 bases, a ritmo de 3 estrucados por cada boleto de libre tránsito. En los play off lo ha hecho aún mejor, pues de las ocho victorias de los leones capitalinos él acumula dos, con un par de juegos salvados, 1,84 de promedio y los bateadores contrarios promedian 192 frente a él.

Solo 21 años tiene el de Corralillo. Uno menos el derecho de los azules. Juventud, divino tesoro, dijo un poeta una vez. Y tenía razón. Leonys Martín y Armando Rivero tienen mucho futuro por delante. Y hoy constituyen pilares de sus respectivos equipos.(Granma)