Participa Cuba activamente en trabajos de la Cumbre por la Unidad

Participa Cuba activamente en trabajos de la Cumbre Riviera Maya, México.— Cuba ha tratado de contribuir al esfuerzo de la Cumbre por la Unidad de América Latina y el Caribe que comenzó ayer con un discurso unitario e integracionista a cargo del Presidente de México, Felipe Calderón, en el cual se proclamó cumplido el compromiso contraído en diciembre del 2008 en Sauipe, Brasil, de celebrar esta segunda reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de la región en una convocatoria con voz propia, para ponerse de acuerdo en lo esencial y avanzar hacia la integración dentro del marco de las diferencias, mientras se fortalece el diálogo político y se avanza en el consenso.

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, tuvo una activa participación en las sesiones de ayer, al sostener encuentros bilaterales con otros mandatarios y asistir a reuniones de consulta y de intercambio sobre temas vitales de la agenda.

Tras las palabras de Felipe Calderón en la sesión inaugural, comenzaron a manifestarse un grupo numeroso de mandatarios sobre algunos de los asuntos fundamentales convocados para la reunión y quedó evidenciado casi unánimemente, solamente sesgado por algunos matices, la necesidad de crear una organización de convocatoria propia que trabaje en el fomento de puntos comunes, por encima de diferencias políticas e ideológicas, y que sirva de instrumento regional al margen de Estados Unidos.

Varios mandatarios se pronunciaron con vehemencia contra la política hegemónica y neocolonial de Gran Bretaña en el tema de las Malvinas y el irrespeto de las resoluciones de la ONU sobre este conflicto, de la misma manera que rechazaron la hostilidad norteamericana hacia Cuba y pidieron el cese del criminal bloqueo económico y financiero contra la Isla.

Fueron particularmente enfáticas las denuncias del presidente ecuatoriano Rafael Correa sobre las políticas discriminatorias que se aplican como represalia contra los gobiernos que discrepen, con sus medidas sociales y populares, de las decisiones de las principales potencias, lo cual fue también expresado por el presidente boliviano Evo Morales y el mandatario venezolano Hugo Chávez, quien demandó transparencia por encima de las diferencias para que no se denigre a un país o a un Jefe de Estado, como hoy ocurre con Venezuela.

En el transcurso de la sesión fueron homenajeados los presidentes de Chile, Michelle Bachelet, y de Uruguay, Tabaré Vázquez, quienes próximamente concluyen sus mandatos. También se le ofreció la bienvenida a la nueva presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla. Por su parte, el gobernante de Guatemala, Álvaro Colom, agradeció al Grupo de Río la confianza y el apoyo brindado a su gobierno frente a la calumnia de asesinato a que fue sometido el año pasado, como parte de una maniobra desestabilizadora.

La Cumbre rindió tributo al pueblo haitiano y reconoció al presidente Rene Preval, presente en la cita. Posteriormente, los jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe transformaron el almuerzo en una sesión de trabajo para debatir la situación haitiana y discutir un plan de apoyo material y financiero, que contribuya a afrontar planes inmediatos y concretos de atención para trabajar por la recuperación y emprender tareas del desarrollo.

Después de una larga espera en el aeropuerto internacional José Martí por el beneficioso torrencial de agua que cayó ayer en La Habana y buena parte del territorio occidental, el compañero Raúl llegó a la Riviera Maya casi en el momento exacto en que dio inicio la Cumbre por la Unidad de América Latina y el Caribe.

Apenas sin quitarse el polvo del camino y tras recorrer los casi 50 kilómetros de distancia entre el aeropuerto y el emblemático hotel Grand Velas, sede del evento, enclavado en el municipio Solidaridad, del estado de Quintana Roo, el Presidente cubano concurrió al recibo oficial por parte del Presidente de México, Felipe Calderón, e inmediatamente saludó y sostuvo ameno diálogo con varios mandatarios y primeros ministros.

La Riviera Maya es una zona turística de México, situada a lo largo del Mar Caribe, con una geografía de 130 kilómetros extendida a lo largo del litoral en el estado de Quintana Roo, y que se ha convertido, junto a Cancún, en el destino turístico más importante del país azteca.