Refuerza Argentina posición contra robo de los fondos buitre

Buenos Aires, 1ro sep.- A los buitres se les achicó el poder de fuego, consideró hoy el jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández, al evaluar una decisión de la Corte de Apelaciones de Nueva York contraria a esos fondos.

La resolución del tribunal neoyorquino frenó un dictamen del juez Thomas Griesa que pretendía embargar las reservas del Banco Central de Argentina en el exterior a favor de los fondos buitre.

Ese veredicto es producto de los reclamos planteados por el Gobierno Nacional, que "no va a permitir que le roben la plata a los argentinos", recalcó hoy Fernández al hablar con la prensa en la Casa Rosada.

El funcionario reiteró que "Argentina le paga a todo el mundo" y criticó la postura de algunos dirigentes de la oposición, como Mauricio Macri, que propusieron pagarles a esos grupos financistas y someterse así a los fallos de Griesa, que resulta negativo a la soberanía nacional.

"Si los gestos genuflexos hubiesen prosperado", los fondos buitre "se hubieran llevado riquezas que corresponden a los argentinos. No se puede ser tan grosero de decir que se debe pagar lo que Griesa dice; eso hubiera destrozado al país sin ninguna necesidad", puntualizó Fernández.

Desde el pasado año el Ejecutivo argentino resiste una embestida de los fondos buitre, cuyas demandas fueron avaladas por sucesivos fallos del juez Griesa. Incluso, plantearon embargar los bienes de empresas estatales argentinas y del Banco Central.

Esos grupos representan apenas menos del 2 por ciento de los tenedores de bonos de la deuda de Argentina, en tanto el 93 por ciento aceptó acogerse a la reestructuración de 2005 y 2010. Alrededor de un 5 por ciento está a la expectativa de lo que suceda en el litigio.

Los fondos buitre, como NML Capital y Aurelius, no son acreedores de Argentina; compraron los bonos de deuda a precios viles a terceros al estallar la crisis financiera del 2008 y ahora exigen a Buenos Aires inmensas sumas incluida una sustancial acumulación de intereses.

Los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, que no contrajeron esos adeudos que se acumularon desde la última dictadura cívico-militar (1976-1983), buscaron renegociar la deuda lo cual consiguieron en 2005 y 2010, y han venido saldando los compromisos.

Los que plantearon plegarse a los buitres "estaban rifando lo que pertenece a los argentinos, permitiéndole a los bonistas llevarse lo que no les correspondía", insistió el jefe de ministros.

Además, destacó que "para llevar adelante este tipo de negociaciones hay que tener estatura de estadista y saber exactamente lo que sucede como lo hace el Estado argentino y la presidenta de la Nación".

Aníbal Fernández, candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, calificó de bien clara y firme como corresponde a los estadistas responsables las decisiones de la Presidenta, quien "asegura que no va a pagar permitiendo que le roben la plata a los argentinos", remarcó.