[:es]Incendio de Bayamo: ejemplo de heroísmo y sacrificio[:]

[:es]Santa Cruz del Sur, 12 ene.- A pocos meses de iniciada la contienda bélica independentista se produce en Cuba uno de los hechos heroicos más trascendentales protagonizados por el pueblo cubano, en demostración de patriotismo y rebeldía frente al yugo colonialista español.

Los protagonistas son los pobladores de la pequeña villa de Bayamo,  quienes ante la inminente llegada de las fuerzas españolas, y ante la impotencia para hacerle  frente al enemigo, prefirieron incendiarla antes que entregarla de nuevo a los colonialistas de la metrópoli.

Bayamo, por ser la segunda villa fundada por el conquistador español Diego Velásquez, por esa época había adquirido relativa importancia como centro urbano de la zona oriental de la isla.

Al estallar la asonada independentista del 10 de octubre de 1868, con Carlos Manuel de Céspedes al frente, uno de sus hijos más prominentes, Bayamo se convertía en Capital de la República en Armas, allí fue donde se compuso y cantó, al fragor de la batalla, el Himno Nacional el 20 de octubre de 1868, fecha en que las tropas libertadoras de Céspedes tomaron la ciudad y el pueblo cantó alborozado la marcha escrita por otro gran patriota bayamés, Perucho Figueredo.

Han transcurrido 149 años del histórico acontecimiento, y ese ejemplo de heroísmo y sacrificio  legado por los bayameses de aquellas generaciones que nos precedieron, se hace hoy más patente para todos los cubanos. Con ese ejemplo hoy más que nunca recordemos el pensamiento del Apóstol José Martí cuando expresó: “¡Lo que importa es fundar un pueblo libre, sin enojarse con las zarzas del camino!”

Así debemos marchar hoy los hijos de esta tierra cubana, elevarnos por encima de las dificultades, y levar anclas hacia la construcción de un provenir luminoso, llenos  de esperanzas, donde niños, jóvenes y adultos, trabajar por nuestra recuperación,  por el desarrollo de nuestra economía y sociedad, por la defensa de la Patria, inspirados en las acciones de aquellos bayameses que prefirieron inmolar sus casas antes que entregarlas al enemigo.

El incendio de la ciudad de Bayamo forma parte de las tantas hazañas de los cubanos, proezas por las que hoy podemos exclamar orgullosos las palabras de José Martí: “Venturosos los pueblos que (…) tienen aún, sobre sus variados dolores personales, hazañas que cantar…”  (foto: www.ecured.cu)[:]