Expectativa por visita de Ministro cubano de Comercio Exterior a Washington

Washington, 15 feb.- La primera visita a Washington de un Ministro cubano de Comercio Exterior genera expectativa de cara al avance en el proceso de normalización de relaciones entre ambos países, tras más de medio siglo de distanciamiento.

Rodrigo Malmierca se convirtió ayer en el segundo funcionario con ese cargo que arriba a la capital estadounidense de manera oficial en varias décadas.

En julio del pasado año lo hizo el canciller Bruno Rodríguez Parrilla para asistir a la ceremonia de apertura de la misión diplomática de la Isla en Washington.

El ministro, que preside una delegación compuesta por funcionarios de su cartera, la Cancillería, el Banco Central de Cuba y la Cámara de Comercio, así como directivos de empresas cubanas, fue recibido en el aeropuerto John Foster Dulles por el embajador José Ramón Cabañas.

Su amplio plan de trabajo incluye un encuentro con la secretaria de Comercio de los Estados Unidos, Penny Pritzker, quien viajó el pasado año a nuestro país para explorar las posibilidades de negocios y el alcance y limitaciones de las medidas ejecutivas tomadas hasta entonces por la administración de Barack Obama respecto a Cuba.

La visita de Malmierca, entretanto, se da pocas semanas después de que las autoridades norteamericanas anunciaran una tercera ronda de medidas que modifican la aplicación de algunos elementos del bloqueo, específicamente la posibilidad de otorgar créditos para la venta de productos aprobados que no sean agrícolas.

En ese sentido será clave la segunda reunión entre funcionarios de ambos países para intercambiar acerca del alcance de las regulaciones vigentes que tendrá lugar aquí con la presencia de Malmierca y Pritzker.

La parte cubana ha sido enfática en que, aunque positivos, los cambios hasta ahora son limitados e incluyen elementos que hacen inviable un mayor acercamiento, como son los casos de la prohibición del uso del dólar en las transacciones internacionales cubanas y la imposibilidad de la inmensa mayoría de las empresas cubanas de exportar hacia el mercado norteamericano, entre otros elementos que constituyen el núcleo duro del bloqueo.

La delegación cubana sostendrá también encuentros con miembros de la influyente Cámara de Comercio de Estados Unidos, que ha sido una activa defensora del acercamiento con Cuba. Su presidente, Tom J. Donohue, viajó a la Isla incluso antes del 17 de diciembre del 2014 para reclamar el fin del bloqueo.

Esa institución da cobijo al Consejo de Negocios Estados Unidos-Cuba, un ente que presiona por un cambio de política hacia La Habana, y que recientemente escogió como presidente al cubanoamericano Carlos Gutiérrez, exsecretario de Comercio durante la administración republicana de George W. Bush y fuerte defensor hacia lo interno de su partido del camino de diálogo escogido por la administración demócrata.