El Amor convertido en eternos besos para las Madres (+ Fotos)

Santa Cruz del Sur, May 14. -Ese cariño tan intenso produce la alegría real de los que somos por naturaleza: frutos de ti. Es un honor llamarte alma; alabarte desde el llanto infantil, reclamando el calorcito de tu fecunda ternura.

Lleno de ti está el mundo, de tus hermosas formas, del vientre divino que nos acoge al darse la elemental fecundación.

Eres merecida tanto como el sol. Te significamos de distintas maneras al nombrarte madre, mamá, mami, mamita, ma… Seremos hasta el último minuto de la vida tus hijos. Y cuando no estés físicamente buscaremos refugio en tu recuerdo imborrable.

Inspiras las mañanas, los versos, la cresta blanca del cielo. Es lindo poder solicitar una vez más un beso tuyo, la extraordinaria sabiduría con la que guías, aunque peinemos cabellos plateados.

Autoridad, razón, dicha del ejercicio de la virtud eres, quién podría negarlo. Te realzas presencia ante los ojos que creaste, los de tus retoños. Miramos por tus pupilas, perfecciones de luz guiadora

Vuelve a acurrucarnos aunque hayas perdido fortaleza en las manos. Ayudarte a andar cuando las piernas se nieguen a sostenerte nos convierte en sólidos bastones. Y si no recordaras los nombres de tus descendientes, ni lo que  nos une a ti, por las asechanzas que causa la salud en la vejez, sabremos proporcionarte abundantes cuidados. El amor convertido en eternos besos te hará comprender que no estás sola.