Demanda Cuba en ONU solución al conflicto sirio

Naciones Unidas, 23 oct.- Cuba defendió en Naciones Unidas el diálogo y la no injerencia extranjera, como claves para resolver el sangriento conflicto en Siria.

"La Paz en Siria solo será posible mediante el respeto del derecho de su pueblo a decidir sobre su propio destino. La solución política a través del diálogo y las negociaciones es la única alternativa", afirmó el embajador alterno cubano, Oscar León, al intervenir en un debate abierto del Consejo de Seguridad.

En el foro dedicado a analizar la situación en el Medio Oriente, el diplomático reclamó el fin de toda presencia externa en el país levantino sin el consentimiento de su Gobierno y la coordinación con el mismo.

A nombre de la isla, León llamó a buscar la salida de la crisis que estalló en marzo de 2011, en lugar de atizarla.

"Quienes alimentan ese conflicto desde el exterior con el claro objetivo del cambio de régimen, son responsables de las miles de víctimas civiles acumuladas durante más de cuatro años de combates", advirtió.

De acuerdo con el embajador alterno cubano, la mayor de las Antillas reitera sus preocupaciones por la muerte de inocentes y condena todos los actos de violencia contra la población civil siria.

Sin embargo, alertó que el supuesto interés de proteger vidas humanas y de enfrentar a los extremistas, no puede servir de pretexto para una intervención extranjera.

La ONU y en especial este Consejo, debe propiciar un cese inmediato del fuego en el país levantino para dar paso al diálogo y las negociaciones, expuso.

Siria lleva más de cuatro años de un conflicto caracterizado por el accionar de extremistas y mercenarios apoyados desde el exterior, en sintonía con el cambio de régimen que occidente y sus aliados árabes promueven en Damasco.

Según datos de Naciones Unidas, la crisis dejó ya 250 mil muertos, ocho millones de desplazados internos y cuatro millones de refugiados.

La grave situación humanitaria empeoró a partir del año pasado, con la cruzada del Estado Islámico en Iraq y Siria, en su empeño de imponer un Califato en la región. (PL)