Defiende Cuba en Naciones Unidas normas para fortalecer el Derecho Internacional

Nueva York, 11 oct.- Cuba abogó este lunes en Naciones Unidas por el fortalecimiento del Derecho Internacional con la adopción de normas dirigidas a garantizar la protección diplomática y la responsabilidad de los Estados por hechos ilícitos.


En la continuación de las sesiones de la Sexta Comisión de la Asamblea General de la ONU, la funcionaria cubana Tanieris Diéguez manifestó el apoyo de la Isla a Convenciones sobre ambos temas.


“La adopción de una Convención sobre Protección Diplomática posibilitaría armonizar e integrar toda la práctica y jurisprudencia existente en la materia, incluyendo la contenida en los fallos de la Corte Internacional de Justicia”, precisó en su discurso ante la Comisión encargada de los asuntos jurídicos.


De acuerdo con Diéguez, un instrumento de esa naturaleza contribuiría a la codificación y desarrollo progresivo del Derecho Internacional, en especial la consolidación del conjunto de normas referidas a las condiciones que deben satisfacerse para una petición de protección diplomática.


Lamentablemente, no todos los Estados hacen un uso apropiado de la protección diplomática como mecanismo subsidiario de resguardo de los derechos de sus nacionales, utilizándola en ocasiones como un instrumento de presión contra determinados gobiernos y a favor de intereses económicos transnacionales, denunció.


Respecto a la responsabilidad de los países por la comisión de hechos internacionalmente ilícitos, también la calificó de una gran importancia, de cara a la continuidad de los trabajos de codificación progresiva del Derecho Internacional.


Cuba reitera su respaldo a toda iniciativa o propuesta que conlleve a negociaciones para la adopción de una Convención sobre este tema, subrayó.


Según Diéguez, algunos Estados alegan que abrir el texto a negociaciones podría poner en peligro el actual consenso en torno a la obligatoriedad y aceptación de un proyecto de artículos, y afectar el delicado equilibrio del documento.


A nuestro juicio, lo que dilata la aprobación de una Convención sobre la Responsabilidad del Estado por hechos internacionalmente ilícitos, es la actitud de algunos gobiernos que siguen evadiendo sus compromisos, y actúan con la impunidad que les permite la no existencia de obligaciones claras sobre el tema, expuso.