Cuba va con su Revolución

La Habana, 2 may.- Cuba va, Cuba va, repitieron a coro muchos de los cientos de miles de habaneros participantes en el desfile por el Día Internacional del Proletariado, al patentizar su unidad y apoyo a la dirección histórica de la Revolución.

Durante la gigantesca marcha de casi dos horas se apreciaron rostros alegres y felices, incluso acompañados por una contagiosa conga y toque de corneta china, que convidaban a todos a disfrutar de ese momento, sin igual para muchos de los amigos foráneos que visitan por primera vez el país.

Es increíble lo que estamos viendo aquí, comentaron sindicalistas de Mali, Venezuela, Siria y Argentina, al presenciar la multitud de jóvenes, obreros y mujeres que al pasar por frente a la tribuna saludaban y sonreían, en especial al presidente cubano Raúl Castro, quien les respondía moviendo las manos.

Para muchos fue espectacular ver desfilar a toda una familia, incluidos los niños y hasta mascotas ataviadas de los colores de la bandera nacional, estandarte que portaron bien en alto algunos de los más de 40 mil jóvenes  que abrieron la marcha  tras la alocución del máximo dirigente obrero, Ulises Guilarte de Nacimiento.

No faltó el reencuentro de Los Cinco con su pueblo, para tomarse fotos y firmar banderas, logotipos sindicales y camisetas como recuerdo del inigualable momento con esos  luchadores antiterroristas cubanos.

En este Primero de Mayo millones de compatriotas tuvieron presentes, en sus corazones, las ideas y enseñanzas que legó el Comandante en Jefe Fidel Castro, su concepto de Revolución y la firme convicción de seguir apostando por un socialismo próspero y sostenible.

Para algunos fue la primera ocasión en que lucieron públicamente  las medallas de Héroes y Heroínas del Trabajo de la República de Cuba, recién otorgadas por sus sobresalientes resultados en la producción, los servicios, la docencia y la defensa.

No faltaron las iniciativas de los centros de trabajo como la mochila gigante de Thaba, el casco blanco de la construcción, las cañas de los azucareros, el radio de la emisora Radio Reloj, o el transformador eléctrico, así como los miles  de carteles, pancartas y fotos de líderes sindicales. (ACN) (Foto: Cubadebate)