Cuba denuncia en ONU aplicación de medidas coercitivas unilaterales contra países en desarrollo

Naciones Unidas, 9 oct.- La representante permanente de Cuba ante la ONU, Anayansi Rodríguez, destacó la necesidad de cambiar el actual orden internacional, injusto y profundamente desigual, y de respetar la soberanía e integridad territorial de los Estados.

Al intervenir en la Asamblea General en el plenario Memoria del secretario general de Naciones Unidas sobre la labor de la organización multilateral, la embajadora pidió el cese de la aplicación de medidas coercitivas unilaterales contra países en desarrollo, y poner fin al colonialismo y la ocupación extranjera.

En ese sentido, denunció el injusto bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba desde hace más de 50 años.

“Con la fuerza de la justicia, la moral y la verdad y el apoyo de la comunidad internacional, exigimos una vez más el levantamiento de esa cruel política, que constituye una violación del Derecho Internacional y de los derechos humanos de todos los cubanos y cubanas”.

Rodríguez también rechazó el uso o la amenaza del uso de la fuerza en las relaciones internacionales, y demandó la no injerencia en los asuntos internos de los Estados, así como el arreglo de controversias internacionales por medios pacíficos.

Asimismo, subrayó que el respeto al sistema político, económico, social y cultural que las naciones libremente deciden para así, contribuye no solo al desarrollo sostenible, sino al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

Una verdadera voluntad política, de la mano de la solidaridad y la cooperación internacional, son la única solución a los desafíos actuales entre los que resaltan la existencia de tres mil 460 millones de personas que sobreviven en la pobreza, subrayó.

En el mundo hay 821 millones de personas que padecen hambre, 758 millones de analfabetos y 844 millones de seres humanos que carecen de servicios básicos de agua potable, todo lo cual se exacerba por los efectos adversos del cambio climático, recordó la embajadora.

Aunque existen importantes compromisos que constituyen la hoja de ruta para alcanzar el desarrollo sostenible, tales como la Agenda 2030, el Acuerdo de París, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 y la Agenda de Acción de Addis Abeba, persisten desafíos en su implementación.

Según apuntó la diplomática cubana, resulta preocupante el hecho de que los países en desarrollo carecen de los recursos financieros y de la infraestructura y tecnología que permitan la aplicación de estas agendas a nivel nacional.

En este contexto, cobra mayor importancia el cumplimiento los compromisos asumidos con el desarrollo, incluyendo el del 0,7 % del Producto Interno Bruto de los países ricos como Ayuda Oficial para el Desarrollo, añadió.

La mejor forma de prevenir los conflictos es erradicar sus causas raigales, por ello Cuba hace un llamado a la comunidad internacional a redoblar los esfuerzos dirigidos a erradicar la pobreza, la desigualdad, el hambre y la exclusión social, reiteró la embajadora.

También reafirmó el apoyo de Cuba al proceso de reformas de la organización multilateral para que sea más democrática y efectiva. Además, dijo, la Asamblea General debe ser revitalizada y fortalecida y ejercer plenamente las facultades que le confiere la Carta de la ONU, sin intromisiones del Consejo de Seguridad en su labor y en la de sus órganos.

Del mismo modo, abogó por la reforma del Consejo de Seguridad: “a fin de hacerlo más democrático y representativo se requiere modificar su composición y métodos de trabajo, objetivo que no debemos continuar posponiendo.

Cuba reiteró que las reglas de convivencia basadas en la amistad, la cooperación y el respeto, sin injerencia en asuntos internos, son indispensables en las relaciones internacionales, y señaló que el multilateralismo es hoy más importante que nunca. (Texto y foto: PL)