Cincuenta y ocho años después, Cuba resiste y se crece frente al bloqueo de Estados Unidos

Es real y ha perdurado, anacrónicamente, por más de cinco décadas. Generaciones de cubanos hemos padecido sus consecuencias, porque afecta a todos los sectores de la sociedad; constituye una violación flagrante de los derechos humanos de nuestro pueblo, un acto de genocidio y un acto de guerra económica, el principal obstáculo para nuestro desarrollo, atenta contra el Derecho Internacional, los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y las normas del libre comercio.

El bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba entró en vigor el 7 de febrero de 1962 y se ha recrudecido en dimensiones irracionales en los últimos años. A precios corrientes, los daños acumulados durante casi seis décadas de aplicación de esta política hasta marzo de 2019 alcanzaban la cifra de 138 843,4 millones de dólares y tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, el bloqueo ha provocado perjuicios cuantificables por más de 922 630 millones de dólares. Sin embargo, su costo es incalculable al interior de los hogares, los barrios y comunidades, al juzgar la salud o las vidas humanas que perjudica cada día.

Por estas razones, el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, expresó este 3 de febrero en su cuenta en Twitter: «Condenamos el genocida, cruel y asesino bloqueo. El bloqueo viola nuestros derechos humanos», en ocasión del aniversario 58 de que el Presidente John F. Kennedy decretó la Proclama Presidencial 3447 (27 fr 1085) que impuso el bloqueo sobre el comercio entre Estados Unidos y Cuba.

El ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, publicó en esta red social: «A 58 años de su imposición, el bloqueo de ee. uu. contra Cuba constituye el sistema de medidas coercitivas unilaterales más injusto, severo y prolongado que se haya aplicado contra país alguno. Es genocida. Viola los derechos humanos de todo un pueblo. Debe cesar».

El bloqueo persiste y daña a la familia cubana, pero ha fracasado, pues se ha estrellado contra la unidad, la resistencia y la dignidad de Cuba, contra el espíritu indoblegable de nuestro país.

Doce administraciones estadounidenses, desde 1959, lo único que han conseguido es aislarse, como lo demuestra el rechazo universal al bloqueo, palpable en numerosos sectores de la sociedad estadounidense que favorecen vínculos bilaterales saludables y de beneficio mutuo, y en la oposición a esta política de los diversos actores de la comunidad internacional, entre ellos las 28 resoluciones consecutivas adoptadas por la Asamblea General de la ONU que condenan el bloqueo desde el año 1992.

Por:

Tomado de Granma