Lograr la agricultura que el país reclama

Lograr la agricultura que el país reclamaLas Empresas Agropecuarias tienen la responsabilidad de fortalecer la atención integral, mejorar el acopio y la comercialización y garantizar el aseguramiento de la base productiva, manifestó este jueves Ulises Rosales del Toro, miembro del Buró Político del Partido y ministro de la Agricultura.

Al intervenir ante los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, explicó que las Unidades Básicas de Producción Cooperativa y las de Producción Agropecuaria y de Créditos y Servicios, dirigidas por esas entidades, tienen la misión de incrementar las ofertas de alimentos.

Si bien es cierto, señaló, que las cooperativas llevan el peso de los planes, no siempre se razona, por parte de las empresas, el apoyo que estas necesitan. Admitió que gracias al esfuerzo de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) se ha mantenido la atención a esos colectivos.

Criticó la falta de sistematicidad en el tratamiento que debía brindarle el sistema empresarial a las Unidades Básicas el cual se fue debilitando. Es imprescindible, apuntó, mejorar la organización de sus trabajadores, en colectivos, en fincas, darles cohesión y estimular sus ingresos económicos vinculándolos a los resultados de la producción.

En la actualidad existen 7 840 unidades básicas, 6 229 cooperativas y 1 251 granjas. Pero, manifestó el titular de la Agricultura, "si sacamos la cuenta solo de las que explotan la tierra para producir alimentos, las cooperativas ocupan más de 80 % del total".

Los trabajadores vinculados directamente a la batalla por tener más alimentos representan el 6,96% del total de quienes consumen.

Dijo que la Empresa estatal socialista también puede ser eficiente y mencionó, como ejemplo, La Cuba, Cítricos de Jagüey Grande, Horquita y la Niceto Pérez.

Hay lugares, en cambio, donde la labor es deficiente y por eso las justas críticas de la dirección del país.

Estamos conscientes, subrayó, de que los niveles productivos actuales no cubren las necesidades del consumo nacional, tampoco el incremento de posibles exportaciones. En algunos renglones hay incrementos, pero en otros son insuficientes y no se logra eliminar compras en el exterior lo cual origina al país un gasto en divisas que debemos reducir.

Al referirse a las prolongadas sequías, las intensas lluvias o los huracanes del 2008, Rosales del Toro dijo que tal realidad obliga a estudiar e introducir los cambios tecnológicos y de planificación imprescindibles para reducir al mínimo los daños.

Fenómenos naturales de este tipo obligan a desconcentrar la siembra de plátano, elevar la aplicación de la técnica del cultivo llamado extradenso, buscar variedades más resistentes y perfeccionar los mecanismos de recuperación.

Ante la imposibilidad de que todos los cultivos posean sistemas de riego (las áreas de secano abarcan hoy el 60%) orientó generalizar el conocido riego de subsistencia que gasta poco agua.

Calificó de exitoso el programa de la Agricultura Urbana iniciado hace 21 años y abordó la experiencia iniciada en Camagüey para desarrollar la agricultura suburbana, por etapas, e irla extendiendo gradualmente a otros municipios del país.

En su intervención el Ministro anunció que la siembra de arroz —que debe potenciarse aún más— comprometida para el año debe cumplirse en agosto y, a la vez, se mostró confiado en eliminar en agosto y septiembre, los atrasos que se observan en la siembra de frijol para cumplir lo planificado para el 2009 en la sustitución de importaciones.

Consideró estimulantes los resultados en el acopio de leche de vaca que, en los últimos dos años, crece en más de 100 millones de litros anuales, programa que requiere preparar los animales, a los trabajadores para su manejo y aprovechar la industria.

Orlando Lugo Fonte, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, intervino para señalar que apareció de nuevo como una sombra, algo que se daba por resuelto, el pago a los productores. Enumeró las causas que lo originan, ninguna se justifica, e indicó que la solución ahora en marcha debe ser definitiva. El Ministro de la Agricultura coincidió con Lugo y subrayó que aun cuando la tarea tiene prioridad desde el 2004, "no hemos logrado consolidar totalmente la disciplina y con frecuencia se presentan impagos".

(Tomado de Granma)