Diversidad bacteriana en la piel humana

Diversidad bacteriana en la piel humanaInvestigadores de los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. exploran el microbioma de la piel, conjunto de los genomas de todos los microbios que habitan en la piel humana.
 
La salud de la piel, una de las primeras líneas de defensa del cuerpo frente a enfermedades y heridas, depende del delicado equilibrio entre nuestras propias células y los millones de bacterias y otros microorganismos unicelulares que viven en su superficie.
 
Lo anterior lo publica la web del  Instituto Nacional de Investigaciones del Genoma Humano (NHGRI),  de EE.UU., donde se revela que en un análisis inicial, la piel es la morada de una población bacteriana mucho mayor en número de especies de lo que se creía.
 
El estudio también muestra que, al menos entre la gente sana, la mayor influencia sobre la diversidad bacteriana parece ser la ubicación en el cuerpo. Por ejemplo, las bacterias que viven bajo nuestros brazos son probablemente más parecidas a las que viven bajo los brazos de otra persona, en comparación con las bacterias que viven en nuestro antebrazo.
 
Julia A. Segre,  investigadora de ese Instituto explicó que  se  ha establecido una base esencial para los investigadores que trabajan en el desarrollo de nuevas y mejores estrategias para el tratamiento de enfermedades cutáneas.
 
Los datos generados por este estudio están disponibles para todos los científicos del mundo.
 
Los autores esperan que esto sirva para acelerar los esfuerzos encaminados a conocer mejor los complejos factores genéticos y ambientales relacionados con los eczemas, la psoriasis, el acné, las infecciones resistentes a los antibióticos y muchos otros trastornos que afectan a la piel.
 
En el estudio se tomaron muestras de 20 sitios de los cuerpos de 10 voluntarios sanos. Los investigadores seleccionaron áreas de la piel predispuestas a ciertos trastornos dermatológicos en los cuales se cree que los microbios tienen una parte importante de culpa.
 
Los investigadores identificaron más de 112.000 secuencias genéticas bacterianas, que clasificaron y compararon. En el análisis se lograron detectar bacterias pertenecientes a 19 filos diferentes y 205 géneros distintos, con una diversidad de especies muy superior a la que se esperaba.
 
Para juzgar cuánto difiere el microbioma de la piel entre las personas sanas, los investigadores examinaron distintos parámetros y hallaron una variación considerable en la cantidad de especies bacterianas en áreas diferentes de la piel.
 
La mayor diversidad estaba presente en el antebrazo (44 especies como promedio), y la diversidad menor tras la oreja (19 especies como promedio).