Comunistas santacruceños aseguran ejemplar relevo

Rolando Esquivel García, primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), en Santa Cruz del Sur, sostuvo encuentros con trabajadores del sector campesino, en reciente jornada. El directivo participó en análisis sobre temas políticos y productivos, donde resaltó la importancia del trabajo con los jóvenes en ese sector, para asegurar no sólo el relevo en el campo, también en las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y el Partido.

En la Cooperativa de Créditos y Servicios Fortalecida (CCSF) Gilberto Aguilar, ubicada en tierras de Penzacola, del poblado Cuatro Compañeros, fue realizada la asamblea de balance del núcleo del PCC, momento en el cual los “pinos” viejos y nuevos concordaron lo importante que resulta mantener la combatividad, la ejemplaridad en las labores agrícolas y la vida social laboral, para elevar los rendimientos en la leche y el arroz, su objeto social, sin ceder frente al delito, la corrupción y las indisciplinas sociales.

Al cierre del 2014 fue exitoso el aporte del cereal y el importante líquido blanco para el pueblo. Tras finalizar el primer trimestre del año había sobrecumplido el programa del citado producto al 160% al tributar a la industria 21 mil 856 litros.

En cuanto al arroz, se supo, sembraron las seis caballerías de la campaña invernal, previéndose cosechar en el cercano mayo mil 160 quintales por caballería. Otras 20 de la etapa de primavera, se preparan, quedando fijado entre fines de abril y el 13 de mayo, su cultivo.

Esquivel García, exhortó a la militancia partidista a trabajar fuerte en conjunto con el resto del campesinado de la “Gilberto Aguilar”, en el acometimiento de faenas relacionadas ha garantizar semillas eficientes, que den mejor arroz; fomentar el riego; aplicación de herbicidas y fertilizantes; elevar la cultura ganadera en el incremento de la inseminación artificial.

Allí fue ratificada en el cargo de secretaria general en el núcleo del PCC, Gladis Mola Díaz.

A favor del campesinado

Otra cuestión elemental en el sector campesino, para llegar exitosos al XI congreso de la ANAP (Asociación Nacional de Agricultores Pequeños), es el mejoramiento de la infraestructura en cada cooperativa, lo que conlleva a garantizarle mejor atención a los asociados.

En la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) José Ramón Sánchez, en Cuatro Esquinas, fue remozado, y de qué manera, el comedor. El buen gusto prevalece en ese mejoramiento a favor de los que sudan encima de las plantaciones. Nuevas sillas y mesas, floreados manteles, flamantes ventiladores, le dan un toque atractivo al entorno, donde también resaltan la fresca pintura en las paredes; y las nuevas ollas adquiridas en pesos cubanos convertibles, humanizándose los quehaceres culinarios.
Odalis Recio Cabrera, una de las fundadoras, expresó la alegría del momento en las palabras: “Cuando hay unidad nada es imposible”.

“Soy hija de cooperativistas, quienes ayudaron a levantar esta cooperativa desde el inicio. Ahora me toca a mí colaborar mucho más para hacer crecer los triunfos remuneradores”, refirió Adiletsi Basulto Cortellón, técnica en economía.

Carlo Massip Castejón, presidente en esa asociación de base, resaltó el esfuerzo de los cooperativistas en cada renglón productivo, lo que permite ese tipo de beneficios en la CPA. “Al incrementarse los rendimientos los resultados económicos son mayores, eso nos da provecho a todos”.

Rolando Esquivel García, aseveró, se pueden seguir obteniendo éxitos, sólo depende de la actitud ante el trabajo, donde la eficiencia en cada jornada es el mejor termómetro. “Mientras mayores cantidades de alimentos reciba el pueblo, ustedes estarán cumpliendo con el llamado hecho por la máxima dirección del país”.

Fortalecimiento

Las condiciones se crearon en el fresco local, lugar donde ya se había colocado la bandera cubana. Puntual fue la llegada de los previstos a asistir, que entonaron el Himno Nacional al dar alguien la señal convenida. Se daba comienzo a la asamblea de jóvenes trabajadores ejemplares en la CPA Desembarco del Granma, en el propio poblado Cuatro Esquinas.

Un miembro de la cooperativa dio lectura a las condiciones necesarias a tener en cuenta para seleccionar un compañero o compañera. Las proposiciones coincidieron, sólo uno fue el elegido. Así lo entendió la masa.

A Tomás Ramos Guerra, custodio del macizo cañero en la “Desembarco…”, lo consideran muy cumplidor en su obligaciones, solidario y presente en cada labor donde se requiere esté.

“Es un alto honor que mis compañeros hayan considerado, tengo esos requisitos. Siempre estoy en la vanguardia laboral y política. Los revolucionarios no pensamos de otra manera”.

Esquivel García, significó el honor de ser militante del PCC: “Es el primero en todo, mantiene una gran sensibilidad humana, es intransigente ante lo mal hecho y mantiene en alto el espíritu combativo donde quiere que esté”.

(Raúl Reyes Rodríguez/ Radio Santa Cruz)